Ir a contenido

PROPÓSITO DE ENMIENDA

"Confiad en mí", pide Griezmann al Barça

El delantero francés admite que el once azulgrana "no es el sitio más fácil para jugar", pero garantiza trabajo para acabar triunfando

El Periódico

Griezmann se lamenta tras una ocasión de gol desperdiciada.

Griezmann se lamenta tras una ocasión de gol desperdiciada. / JORDI COTRINA

Antoine Griezmann asume que no está dando el rendimiento esperado. Por él, por los técnicos y por la hinchada. Ese es el primer paso para mejorar. Y esa es su voluntad, consciente de que el barcelonismo, en su globalidad, no está contento con la aportación de un futbolista que costó 120 millones el pasado verano más otros 15 al Atlético por una supuesta opción de compra de otros jugadores (Sául y Giménez) o, presuntamente, para que el club rojiblanco no demostrara que el Barça y Griezmann tenían un acuerdo secreto y prohibido por la FIFA.

"Confiad en mí", pide Griezmann al Barça desde Francia, concentrado con la selección. "No es el lugar más fácil para jugar", explica, seguramente por el particular estilo de juego, diferente a los demás y muy distinto, especialmente, al del Atlético de Simeone. Las dificultades de adaptación "a un nuevo equipo, un club nuevo, una nueva táctica", se multiplican. "Pero tienes que trabajar y estoy orgulloso de donde estoy", afirma el delantero en una entrevista concedida a la cadena francesa Téléfoot.

Griezmann ha disputado 14 de los 16 partidos del Barça en todas las competiciones (en los otros dos no salió del banquillo) y ha sido titular en todos excepto uno. Lleva cuatro goles en la Liga: dos al Betis y uno al Villarreal y otro al Eibar, a mediados de octubre. Ernesto Valverde le ha alineado en los tres sitios de la delantera. Cuando juegan Messi y Luis Suárez, Griezmann ocupa el extremo izquierdo, la peor demarcación para sus cualidades.

"Soy un jugador que piensa más en el equipo, en tratar de servir a mis compañeros. Si puedo anotar mucho mejor, pero no es mi objetivo principal"

"El trabajo lo marcará todo"

"El trabajo lo marcará todo. Confiad en mí y todo saldrá solo", vaticina el futbolista, que a los 28 años tiene la madurez suficiente como para no desesperarse por los tiempos que le toca vivir. La falta de goles no le preocupa. Afirma que no es el objetivo que le ocupa ni se siente un delantero cuya aportación se mida por la cantidad de tantos que consigue.

"Soy un jugador que piensa más en el equipo, en tratar de servir a mis compañeros. Si puedo anotar mucho mejor, pero no es mi objetivo principal; si se ganan los tres puntos estaré bastante contento conmigo mismo ", argumenta Griezmann, que se siente aún como un jugador nuevo que debe adaptarse al Barça y aprender. Tiene claro el orden de sus prioridades: "Ser un jugador importante en el club, tener más minutos, marcar más goles, dar pases decisivos, clasificarnos en la Champions y estar arriba en la Liga. Estar listo para la selección en marzo y también para la Eurocopa”.