Ir a contenido

Mascherano: "Fue difícil decir que no a mis compañeros"

El argentino logra el 6-1 de penalti

JORDI TIÓ / BARCELONA

Mascherano marca de penalti su primer gol con el Barça.

Mascherano marca de penalti su primer gol con el Barça. / REUTERS / ALBERT GEA

La noche que el Camp Nou homenajeó a Messi por sus 500 goles como azulgrana un tipo muy querido por los culés se convirtió también en el protagonista inesperado de un partido plácido. Y lo hizo sin desearlo, acostumbrado a como está a pasar desapercibido aunque cuando habla se le escucha porque su voz es de las más autorizadas del vestuario. Y por eso se le respeta. Y se le quiere. El Camp Nou, empezando por su grada de animación, irrumpió en un griterío reclamando que Mascherano fuera el que lanzara el penalti que se había cometido sobre Denis Suárez. Con Messi ya en el banquillo, Rakitic tenía el balón en sus manos, pero se dio la vuelta y mostró el balón al Jefecito después de que Piqué le susurrara alguna cosa al oído.

«Sí, claro que quería tirarlo, pero Gerard me avisó y tenía razón. Además, hay que hacer caso al presi», contó luego jocoso Rakitic, asumiendo como muchos que un día el central del Barça se sentará en el palco del estadio. «Me alegro de haberle pasado la pelota, además, el estadio también lo quería así. Me alegro mucho por él y espero que no sea su último gol», agregó el croata.

SIETE AÑOS DE ESPERA

No se complicó Mascherano en el lanzamiento. No podía fallar ante la expectación generada aunque los nervios, seguro, le atenazaban por dentro. Soltó un derechazo y la pelota entró por el centro, a media altura, al más puro estilo Neeskens. Era su primer gol como azulgrana desde que aterrizara en la temporada 2010-2011, un tanto que ha tardado 319 partidos en llegar y siete años, casi como una condena: su último gol a nivel de club fue con el Liverpool, un 25 de febrero del 2010, en un partido de la Copa de la UEFA (con Argentina logró uno en el 2014 en un amistoso).

Su último gol a nivel de clubs fue con el Liverpool, un 25 de febrero del 2010, en un partido de la Copa de la UEFA

«Ante la insistencia de todos, fue difícil decir que no. No lo tenía planeado, surgió de los compañerosque presionaron para que lanzara. Fue una muestra de cariño de ellos y del Camp Nou», explicó casi con timidez Mascherano, quien minutos antes ya había enviado un remate de cabeza al poste. «Entiendo esto como un deporte colectivo en el que cada uno tiene su rol. El mío no es contribuir con goles, pero es lindo que quede como una anécdota», agregó.

EL VALOR DEL CENTRAL ARGENTINO

El Jefecito también fue alabado por Luis Enrique: «El gol de Mascherano ha sido el colofón al partido, pero no deja de ser una anécdota. Su rendimiento está fuera de toda duda, a pesar de que nunca había marcado. Seguirá dando muy buenos números, es un jugador que está siempre a disposición del club», valoró el entrenador, para quien el argentino es imprescindible por lo que aporta dentro y fuera del campo

0 Comentarios
cargando