Ir a contenido

LA JORNADA DE LIGA

El Barça se pasea para deleite de Martino en su debut liguero

El equipo azulgrana ha apabullado al Levante en el Camp Nou con un partido espectacular (7-0)

Messi, que ha firmado dos goles, ha sido susituido en la recta final y Neymar, que ha empezado en el banquillo, ha jugado la última media hora

MARCOS LÓPEZ / Barcelona

 

Ni media hora. En realidad, ni dos minutos. El Barça de Gerardo 'Tata' Martino tenía tanta prisa para deleitar a su nuevo entrenador que ha ganado el partido contra el Levante casi antes de empezar (7-0). Tal cual. A los dos minutos, y tras una excelente recuperación de Mascherano, se ha puesto en marcha la máquina de pases azulgrana con Cesc, Pedro, Xavi y Alexis, que ha rematado a puerta vacía. Ese ha sido el inicio de un espectáculo sin fin.

En otra acción similar, Piqué se ha ido al césped como si le fuera la vida en ello antes de que Alves sorprendiera a la débil defensa levantinista. A partir de aquí, toque y toque. Y más toque. Así ha llegado el 2-0, obra de Messi. También tenía prisa el delantero. Con Neymar de suplente e Iniesta también en el banquillo, la estrella argentina no solo ha marcado dos goles (el segundo, tras un penalti absurdo de Pedro López a Adriano), sino que se ha disfrazado de asistente para regalar un pase delicioso a Pedro, otro de los recuperados para la causa por Martino.

Con Cesc ejerciendo de interior y, en ocasiones, incluso de falso delantero centro, el Barça no ha vivido nunca en el área. Siempre ha llegado desde atrás, apabullando a un Levante que no entendía nada de lo que estaba ocurriendo. Alves y Xavi se han unido a la primera fiesta del técnico de Rosario en unos 45 minutos sublimes. Sublimes de acierto (11 disparos, seis goles), sublimes de posesión (79,1%) y de sublimes de toques de balón (386 ante los 94 de un desconocido Levante).

Recuperar la presión

Pero antes de ese gol de Pedro, el 4-0, Messi ha querido demostrar que también ha recuperado la presión. De una insistencia suya, de una ansiosa necesidad por recuperar la pelota, ha nacido el 3-0 de Alves. Mientras, Cesc, más cómodo y suelto que en otros partidos, se ha divertido regalando goles. Como a Xavi en el 6-0.

Pero lo mejor del Barcelona no han sido sus goles. Ni sus toques, Ni su camino, hermoso, para conseguirlos. Ha sido la ambición para rescatar el balón cuando se lo ha quitado el Levante, pocas veces, eso cierto, todo hay que decirlo. Como si le fuera la vida en ello. Y le iba. Mientras Neymar e Iniesta ni se habían movido del banquillo.

Juntos solo siete minutos

El delantero brasileño ha tenido que esperar más de una hora para debutar en la Liga. Ha entrado por Alexis, que ha firmado un gran partido. Y el Camp Nou lo ha recibido como a una estrella. Con una gran ovación. El encuentro ya estaba liquidado desde los dos primeros minutos y apenas ha tenido margen para dejar destellos de su gran clase, aunque se ha ganado una amarilla absurda por una entrada a destiempo.

Apenas han estado siete minutos juntos Messi y Neymar, porque Martino, un entrenador que ha hecho una inmersión silenciosa en el Camp Nou, ha sustituido al argentino en el minuto 70 para darle descanso pensando en la cita del miércoles de la Supercopa de España contra el Atlético de Madrid. Tal vez ese ha sido otro gol del entrenador. Convencer a Messi, que venía de problemas físicos, de que descansara durante 20 minutos al menos.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.