Ir a contenido

SERIE INFANTIL

Valentí Fuster se cuela en el mundo de 'Barrio Sésamo'

'Monstres supersans' fomenta la vida sana, el fin de semana, en el Super 3

MARISA DE DIOS / BARCELONA

Se imaginan al popular monstruo de las galletas eligiendo comer frutas y verduras en lugar de su alimento favorito, que durante años le hemos visto zamparse de forma compulsiva? Este particular hito lo ha conseguido Monstres supersans, la nueva serie del canal Super 3.

Esta producción recién estrenada en la cadena infantil de TVC y que se emite los fines de semana (cuatro capítulos diarios los sábados y domingos a las 8.35 horas) se ha propuesto fomentar los hábitos saludables entre los más pequeños poniendo como ejemplo a unos personajes con los que han crecido varias generaciones, los muppets de Barrio Sésamo.Epi, Blas, Elmo, Coco, Rosita y el resto de títeres creados por Jim Henson son unos veteranos de la pequeña pantalla, donde aparecieron por primera vez hace la friolera de 45 años. Convertidos en toda una institución televisiva, en este nuevo proyecto los famosos muñecos se han aliado con otro referente, en este caso de la medicina: el prestigioso doctor Valentí Fuster.

El afamado cardiólogo barcelonés está detrás de esta serie dirigida al público preescolar a través de la fundación que preside, la Foundation for Science, Healt and Education (SHE), aunque también se ha mimetizado con los muñecos que en ella aparecen. Fuster se ha transformado en un personaje más, el doctor Ruster, que en cada uno de los 26 capítulos de seis minutos de duración que componen la producción infantil se desvive para que Epi y sus amigos entiendan el funcionamiento del cuerpo (desde el proceso de crecimiento a la labor de los cinco sentidos) y aprendan que comer verdura y fruta puede ser muy beneficioso, igual que hacer deporte, una práctica que también les ayuda a sociabilizarse.

El objetivo es que los pequeños a los que va dirigido el programa entiendan que, si practican todos estos hábitos saludables que ahora están descubriendo, los monstres supersans pueden evitar en el futuro la obesidad o las enfermedades cardiovasculares, que son la primera causa de muerte en el mundo.

Convencido de que las conductas de los ciudadanos se basan en el aprendizaje y las experiencias que reciben los niños de 3 a 6 años, Fuster ha defendido siempre que la salud «forme parte de la educación que reciben los más pequeños». También considera que es indispensable que los científicos colaboren en divulgar los temas médicos entre la población, a lo que contribuyen Mon-stres supersans: «Esta serie es el resultado de la preocupación que tengo por la cultura de la salud», explica.

LENGUAJE ACCESIBLE // La idea es proporcionar a las familias métodos sencillos que estimulen a sus hijos a cuidarse, y hacerlo con un lenguaje accesible y divertido. Así, por ejemplo, Elmo anima a los niños a relajarse practicando taichí, para lo que enseña que hay que «mover las manos como si fueran nubes», y Blas logra que Epi limpie el jardín convenciéndole de que así hará ejercicio. Una buena forma de que los pequeños telespectadores se conviertan también en niños supersans.

0 Comentarios