Ir a contenido

Los nueve protagonistas del 'Caso Dexeus'

J. G. A / V. V. LL. / BARCELONA

ALFONSA REINOSO

LA MADRE BIOLÓGICA Criada en el seno de una familia desestructurada y embarazada con solo 14 años, Alfonsa ha denunciado ante la justicia que cuando nació su primer bebé en 1987 en la clínica Dexeus hubo una trama, en la que estarían implicadas varias personas, que le mintió al decirle que su hijo era un varón y había fallecido. Alfonsa acusa de la conspiración a la madre adoptiva, un abogado, la responsable de una casa de acogida y una ginecóloga. Todos ellos, sin embargo, lo han negado. Alfonsa está casada y tiene otros tres hijos de su actual marido, un empresario del Maresme.

MARINA ESTIVILL

LA HIJA Marina Estivill Ribau dijo ante la policía que siempre supo que era una niña adoptada. Sus padres adoptivos, según su versión, le habían explicado que su madre biológica, de la que no conoció el nombre hasta que inició su búsqueda a través de la Generalitat, era menor y que la había dado en adopción al no poder hacerse cargo de ella por su situación personal. El reencuentro con Alfonsa, su madre biológica, se produjo en mayo del 2013.

CRISTINA RIMBAU

LA MADRE ADOPTIVA La madre adoptiva salió con ella en brazos de la Dexeus el mismo día del parto y se la llevo junto con su entonces pareja, Jordi Estivill. Primero, en régimen de acogida, y al cabo de dos años, como adoptantes. A los dos días del parto, ya se inscribió al bebé en el Registro Civil con sus actuales apellidos, una práctica que según los juristas consultados por este diario era ilegal. Es una de las personas que figuran en la querella de Alfonsa.

JORDI ESTIVILL

EL PADRE ADOPTIVO «Por amor a mi hija». Ese es el motivo que esgrimió Jordi Estivill para firmar una declaración en la que relata el proceso de adopción de Marina. En el escrito, el padre adoptivo admite que él y la que era su esposa, Cristina Rimbau, habían tenido dificultades para adoptar por la «vía legal» y que conoció la opción de hacerlo de forma «atípica» por el matrimonio amigo formado por Ignasi de Gispert y Teresa Cervelló. Dice que sabe de los hechos por la versión que le dio entonces su pareja. Alfonsa presentó su testimonio en la demanda. La policía le interrogó sobre el caso.

VICTORIA LÓPEZ-RODÓ

LA GINECÓLOGA La neonatóloga de la clínica Dexeus, que en la actualidad está jubilada y vive fuera de Catalunya, fue la que atendió a la joven en los últimos meses de embarazo y en el parto, según la querella. Alfonsa le acusa de ser la responsable de trasladarle la mentira de que el bebé era varón y de que lo había alumbrado sin vida, extremo que la doctora niega. Es otra de las personas que aparecen en la querella.

IGNASI DE GISPERT

EL ABOGADO Es otro de los querellados. Figura en la demanda como el intermediario que supo de la existencia de una adolescente embarazada y, pese a que él y su esposa, Teresa Cervelló, iban a adoptar el bebé, finalmente ambos optaron por ceder la opción a la pareja formada por Jordi Estivill y Cristina Ribau. Según De Gispert, su mujer era la que se encargó de los trámites de adopción.

TERESA CERVELLÓ

LA ABOGADA Según el relato de Alfonsa, la abogada Teresa Cervelló, ya fallecida, fue la asistenta social que la trasladó del centro de Santa Eulalia al centro de acogida Casa de la Jove a un mes del parto. En esta entidad aseguran que se presentó con la menor y se identificó como la cuñada de Núria de Gispert, actual presidenta del Parlament y entonces secretaria general de Justícia.

MERCEDES PORRERA

DIRECTORA DEL CENTRO En 1987, era la directora del centro de acogida Casa de la Jove. La demandante sostiene que fue una de las personas que la acompañaban en las visitas a la Dexeus, pero ella lo niega. En la querella está acusada de haber adjudicado el bebé de Alfonsa sin su consentimiento.

JORDI BERTRÁN

EL CUÑADO Alfonsa sostiene que en la presunta sustracción del bebé intervino algún miembro de su familia, aprovechando su entonces condición de menor y su vulnerabilidad. Sus sospechas apuntan a su cuñado, ya fallecido.

0 Comentarios
cargando