Ir a contenido

Gente corriente

Juan Estadella: «El año 2020 será el fin de la era del capitalismo salvaje»

Gemma Tramullas

En esta última entrevista del 2014 y primera del 2015 recuperamos la milenaria tradición de consultar el porvenir a un astrólogo, una tradición caída en desgracia desde el advenimiento de la modernidad. Por la consulta de Juan Estadella, pionero en la «astrología empresarial», pasan desde estibadores de puerto hasta aristócratas.

-No lleva sombrero puntiagudo, ni túnica.

-Hoy en día el traje de faena de un astrólogo es el traje y la corbata. Nosotros no usamos la intuición, ni la imaginación, ni dones sobrenaturales; solo interpretamos racionalmente una serie de señales en el cielo y hacemos un pronóstico de acuerdo con la experiencia y el poso acumulado a lo largo de siglos.

-Fueron muy poderosos.

-Los reyes de Francia tenían a sus astrólogos en más consideración que a sus ministros hasta que, en 1666, el todopoderoso ministro Colbert defenestró la astrología porque condicionaba demasiado la opinión de Luis XIV. A principios del siglo XX la astrología empezó a recuperarse. Está documentado que los presidentes Reagan, Miterrand y Perón consultaban astrólogos.

-¿Usted cómo se inició?

-A los 20 años yo era un escéptico total y quise consultar mi carta natal [la posición de los astros según el momento y el lugar del nacimiento] para reírme un rato. Un día de agosto de 1988 fui a ver a un anciano astrólogo, Adolf Roca. ¡Aquel hombre describió mi carácter y cosas que me habían sucedido que solo yo sabía! Desde entonces me dedico a la astrología en cuerpo y alma.

-¿Qué sentido tiene en el siglo XXI?

-Es un asesoramiento más, una visión distinta. ¿Por qué no?

-Vamos con las predicciones para el 2015.

-En astrología se usa el índice cíclico, un gráfico que representa las curvas de nuestro destino colectivo según la posición de los planetas alrededor de la rueda zodiacal. Lo inventó un astrólogo francés después de que nadie supiera predecir la segunda guerra mundial y funciona a la perfección. Fíjese cómo la línea del gráfico desciende en el 2010, coincidiendo con la crisis. Según la astrología mundial, el 2015 será muy ligeramente mejor al 2014 en los países de la OCDE, pero brotes verdes no se ven.

-¡La línea del gráfico desciende en picado hasta 2020!

-Sí, entre 2019 y 2021 se produce el punto de inflexión más bajo del siglo XXI.

-¡¿Más?! No asuste.

-Tocaremos fondo, pero soy optimista.  Después de muchos siglos se producirá la conjunción de Júpiter-Saturno con signos de aire y esto significa un cambio de paradigma a nivel socieconómico, una reorientación hacia valores menos materiales y más orientados hacia el bien común, más acordes con la nueva era de Acuario. Yo apuesto porque en el 2020 y las décadas siguientes será el fin de la era del capitalismo salvaje y el consumismo desbocado.

-¿Ganará Podemos en España?

-No se ven cambios de 180 grados que permitan hacer ese pronóstico. ¡Pero ojo! Según la carta natal de Rajoy, el año 2015 no le será favorable. Respecto a los movimientos sociales, estarán en auge hasta el 2018 y luego se desinflarán. También he estudiado la carta natal de Felipe VI y entre el 2020 y el 2022 hay señales de grandes cambios.

-¿Está diciendo que viene la república?

-Es pronto para aventurar el significado de estas señales.

-¿Y qué hay de Catalunya?

-El proceso independentista entra en una fase de impasse. No veo cambios mayúsculos a nivel institucional. Ahora bien, si me pregunta cuál es el momento más sensible para que se produzca un cambio radical, yo le diría que sobre el 2020.

0 Comentarios
cargando