Ir a contenido

Ciutadans reclama la presidencia del Parlament como partido más votado

Carrizosa califica de "invento" la posibilidad de investir a Puigdemont por vía telemática

JxCat no ve viable la opción de Xavier Domènech para presidir la Cámara, que ERC no descarta

Fidel Masreal / Xabi Barrena

Albert Rivera e Inés Arrimadas, junto a Carlos Carrizosa, este martes, en el Teatre Auditori de Granollers.

Albert Rivera e Inés Arrimadas, junto a Carlos Carrizosa, en un acto de la pasada campaña en Granollers.  / FERRAN NADEU

Teniendo siempre en cuenta el enorme interrogante que genera el eventual regreso, o no, de Carles Puigdemont de Bélgica para intentar optar a la investidura y repetir como 'president', los contactos, negociaciones y propuestas de los partidos se centran de entrada en la composición de la Mesa del Parlament. Según la lógica de Junts per Catalunya y de ERC, debería preservarse al máximo la composición que tenía el máximo órgano parlamentario antes de la interrupción por la aplicación del artículo 155 de la Constitución que disolvió la Cámara y cesó al Govern. Pero la opción de que Carme Forcadell repita al frente de la institución es remota, dada que su situación procesal. Así, aparecen otras opciones, y entre ellas, la reivindicación de Ciutadans, la fuerza con más votos y escaños, de presidir el Parlament.

Ha sido su portavoz en la Cámara durante la pasada legislatura, Carlos Carrizosa, el que ha verbalizado la reclamación. En declaraciones a Catalunya Ràdio, ha argumentado que, teniendo en cuenta que no pueden formar Govern por una cuestión de aritmética, "lo más democrático es que el presidente del Parlament sea para una persona de Ciutadans".

Tras recordar que a su partido le corresponde tener dos puestos en la Mesa (otros dos serían para ERC, dos para JxCat y uno para el PSC) , ha explicado que han hecho ya los primeros contactos al respecto, sin haber entrado en fase de negociación, y que aún no han ahondado en posibles nombres para presidir la cámara.

Espejo-Saavedra, candidato

Pese a asegurar que no le haría ilusión ocupar este cargo, al preguntársele sobre la posibilidad de que lo asuma José María Espejo-Saavedra, miembro de la Mesa en la pasada legislatura, ha afirmado que podría hacerlo "excepcionalmente bien porque es una persona absolutamente capacitada si llegara el caso".

El secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha explicado que la decisión de apostar por la presidencia del Parlament obedece a la necesitad de evitar que los grupos separatistas quieran hacerse de nuevo con el cargo tras haber "secuestrado" la Mesa en la anterior legislatura.

La opción Domènech y las dimisiones

Por otra parte, ha surgido la hipótesis de que el líder de Catalunya en Comú, Xavier Domènech -que ha cosechado solo ocho escaños en las elecciones del 21-D- presidiera la Cámara. Una hipótesis que en ERC no se descarta, pero que fuentes de JxCat no ven viable. Entre otras cuestiones, esta posibilidad daría al traste con la mayoría independentista en la Mesa.

El criterio de Junts per Catalunya, oficialmente, sigue pasando porque el Parlament y el Govern tengan una composición lo más parecida posible a la que tenían antes del 155. Esto significa que Forcadell debería dar el paso de repetir como presidenta de la Cámara. Y que Puigdemont ejerciera de 'president'. Sin embargo, en este último caso, tanto en el PDECat como en JxCat existen serias dudas de la viabilidad de la 'operación regreso' de Puigdemont. 

Recogida de actas

Otra decisión que deberá tomar más pronto que tarde tanto ERC como JxCat es si los ocho diputados electos que no pueden ejercer el voto en el Parlament porque estan o bien encarcelados o bien en Bélgica, ceden su escaño, para garantizar la mayoría independentista.

Y luego queda un cabo suelto: si se echa o no una mano a la CUP. Se trataría de cederle un diputado para que pudiera formar grupo parlamentario propio. El diputado en el Congreso Gabriel Rufián ha afirmado que si él dependiera su partido cedería ese escaño a los anticapitalistas.

0 Comentarios
cargando