Ir a contenido

debate soberanista

El PSC pierde la mayoría en Tarragona tras el referéndum

Un concejal de Unió deja el equipo de gobierno que compartía con los socialistas y el PP

"No tiene sentido mantener un pacto con quien es incapaz de condenar la violencia", dice Prats

Roger Pascual

El alcalde de Tarragona, Josep Felix Ballesteros, con los regidores Pau Perez y Elvira Ferrando ante una pancarta de Volem votar.

El alcalde de Tarragona, Josep Felix Ballesteros, con los regidores Pau Perez y Elvira Ferrando ante una pancarta de  Volem votar. / ROGER SEGURA/ACN

"Cuando la fuerza sustituye la palabra, no tiene sentido mantener un pacto con quien es incapaz de condenar la violencia". Así ha justificado Josep Maria Prats su decisión de dimitir como cuarto teniente de alcalde y concejal de Cultura de Tarragona. La renuncia de este concejal de la antigua Unió deja en minoría al gobierno municipal que conforman el PSC y el PP.

En el comunicado en el que ha explicado su "dolorosa y difícil" decisión, Prats ha denunciado el "uso indiscriminado de la violencia" en los intentos de represión policial del 1-O. Su marcha deja al alcalde Josep Fèlix Ballesteros en una posición compleja, con 13 de los 27 concejales, pero difícilmente se podrá conformar una mayoría alternativa en una moción de censura. Y es que para ello se tendrían que poner de acuerdo el concejal de Unió, el de Iniciativa, los dos del PDECat y los dos de la CUP con los cuatro de Ciudadanos, que difícilmente harían frente con las otras fuerzas.

Aunque Prats ya apuntaba en su comunicado que no pondría en riesgo la continuidad de Ballesteros, Rubén Viñuales, portavoz del partido naranja, se ha apresurado a ofrecerse para "garantizar la estabilidad, que es el deber de Ciutadans como líderes de la oposición".

"El pacto de ciudad continuará igual [...]. La estabilidad está asegurada", ha comentado Ballesteros. Fuentes socialistas creen que algunos partidos han aprovechado el contexto actual para intentar hacer caer al actual alcalde, como consideran que está ocurriendo en otros ayuntamientos. Los gritos de "Ballesteros, dimisión" se han convertido en parte del paisaje tarraconense, especialmente desde que este anunció que no cedería espacios para el 1-O. Tras conocer la dimisión de Prats, Pau Ricomà, portavoz de ERC en el ayuntamiento, no ha tardado en señalar al actual equipo de gobierno como "responsable político de las agresiones a los ciudadanos de Tarragona".

0 Comentarios
cargando