Ir a contenido

EL ÓRDAGO SOBERANISTA

Choque institucional en el aniversario del atentado de Hipercor

Puigdemont reclama mayor coordinación policial y el ministro del Interior replica que ya es suficiente

El 'president' y Colau piden perdón a las víctimas de la matanza por el olvido por parte de sus administraciones

XABI BARRENA / BARCELONA

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro Juan Ignacio Zoido, el conseller Jordi Jané y el presidente de la ACVOT, José Vargas, este lunes, en la exposición sobre el atentado de Hipercor.

La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el ministro Juan Ignacio Zoido, el conseller Jordi Jané y el presidente de la ACVOT, José Vargas, este lunes, en la exposición sobre el atentado de Hipercor. / FERRAN SENDRA

El 30º aniversario de la matanza de Hipercor no ha supuesto tregua alguna en la tensa guerra fría que mantienen el Gobierno y la Generalitat a propósito de la coordinación de las fuerzas de seguridad en materia de antiterrorismo, siempre con el telón de fondo del ‘procés’ y el referéndum del 1-0. Las denuncias catalanas de que no se reúne la junta de seguridad en esta comunidad desde el 2009 y el intento del Ejecutivo central de minimizar el riesgo que comporta que no se produzcan esos encuentros se han reproducido en los dos actos celebrados este lunes con motivo del aniversario del atentado.

Así, en la inauguración de una exposición en Barcelona sobre los 30 años del atentado de Hipercor cometido por ETA, y el homenaje a las víctimas, a 100 metros del centro comercial atacado ese 19 de junio de 1987, ambas administraciones han mantenido un tenso diálogo a través de sus discursos públicos.

En la exposición, el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, y el ‘conseller’ de Interior, Jordi Jané, han evidenciado sus diferencias. En su intervención, Jané ha dado su "apoyo absoluto a Mossos, Policía Nacional, Guardia Civil y Guardia Urbana" en un momento de expansión del terrorismo yihadista y ha insistido por ello en la "necesidad de colaborar".

"Necesitamos colaborar todos los gobiernos y todas las fuerzas y cuerpos de seguridad. No podemos permitirnos en ningún momento que la colaboración no sea la máxima posible. No podemos dejar de convocar nada que permita estar más unidos", ha dicho. Jané ha recordado que la alerta antiterrorista se halla en el nivel 4 sobre 5, y que "semana tras semana” da muestras "de su cercanía". "Tenemos la obligación de luchar con todos los componentes e instrumentos que sean necesarios para dar la respuesta más eficaz. Será el mejor tributo a las víctimas (del terrorismo), que ven necesaria esta colaboración máxima", ha señalado.

LAS ACTAS DE ZOIDO

En su discurso posterior, Zoido, ante la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, presente en el acto, ha aludido a esa amenaza yihadista y, en un mismo sentido que Jané, ha agradecido la "dedicación y esfuerzo" de todos los cuerpos policiales "en el ámbito de sus competencias". "He tenido la experiencia de compartir con vosotros en varias ocasiones la mesa de alerta terrorista que se convoca todos los jueves. Y estoy francamente sorprendido del nivel que tienen todos los cuerpos de seguridad y la coordinación que entre todos mantienen. Os lo agradezco sinceramente", ha señalado tras apuntar que él mismo leía todas las actas de estas reuniones semanales. Es decir, no es necesaria la convocatoria de la junta de seguridad para tener a los cuerpos policiales bien coordinados

A la polícia catalana, el ministro le ha apuntado que sabe que puede compartir, "en régimen de igualdad con el resto de cuerpos", sus "opiniones, inquietudes y desvelos". "Todo se pone en común. Todos comparten el mismo contenido de las actas", ha dicho. "Eso -ha proseguido devolviendo a dos manos la alusión de Jané- creo que es el mejor de los homenajes que se puede hacer a las víctimas".

PUIGDEMONT INTERCEDE

Zoido ha repetido, casi palabra por palabra, la misma intervención ante el monolito de prismas cuadrangulares que Sol LeWitt erigió en homenaje a las víctimas de Hipercor. Tras él ha intervenido el ‘president’ Carles Puigdemont, que ya por la mañana había enturbiado el ambiente con unas declaraciones cuanto menos sorprendentes sobre el 'procés' y ETA. Puigdemont ha aseverado que "ya no existe la amenaza etarra”, pero sí "nuevas amenazas globales". "Sentimos como propios los atentados que se suceden en Londres, París, Manchester y Bruselas y todo ello hace imprescindible la unión y la coordinación de las fuerzas policiales", ha remarcado.

En el acto, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el propio Puigdemont, en nombre sus instituciones, han pedido perdón a las víctimas y a sus familias por haberles fallado. Por haberlos dejado más solos en su trauma no solo en cuanto a lo que se puede esperar de una administración, sino sobre todo, por lo que se había prometido en su momento.

El acto ha sido breve y emotivo y solo los gritos de "¡viva España!” y "¡golpista!” dirigidos a Puigdemont por parte de no más de cinco personas al parecer muy enfadadas lo han enturbiado hasta que José Vargas, presidente de la ACVOT, la asociación de victimas catalanas del terrorismo, ha cortado de raíz la protesta con un "esto es un acto de homenaje a las víctimas, no un acto político”.

0 Comentarios