Ir a contenido

EL PULSO SOBERANISTA

Sí que es Pot plantea un referéndum en el 2016 pactado con el Estado

El grupo esquiva el frente común con C's, PSC y PPC y registra una resolución alternativa a la Junts pel Sí y la CUP

JOSE RICO / BARCELONA

Rueda de prensa de los diputados de Catalunya Sí que es Pot, este miércoles en el Parlament.

Rueda de prensa de los diputados de Catalunya Sí que es Pot, este miércoles en el Parlament. / CARLOS MONTAÑÉS

Catalunya Sí que es Pot ha registrado este miércoles en el Parlament una resolución alternativa a la declaración independentista de Junts pel Sí y la CUP en la que plantea la convocatoria de un referéndum de autodeterminación en el 2016 acordado con el Gobierno que surja de las elecciones generales del 20-D. La propuesta, que los impulsores quieren que sea debatida "en pie de igualdad" con la resolución secesionista, insta a la Cámara catalana a presentar durante el primer trimestre del 2016 ante las Cortes una proposición de reforma de la ley del referéndums de 1980 para hacer posible que los catalanes sean consultados sobre su futuro político. Pero si el Congreso bloquease esta vía, Sí que es Pot no aclara cuál debería ser la respuesta, más allá de plantear que el Parlament pusiese en marcha "nuevos y más enérgicos procesos de movilización social y ciudadana".

El presidente del grupo parlamentario de Catalunya Sí que es Pot, Lluís Rabell, ha vuelto a hacer equilibrios para justificar la posición de la coalición, que censura la actitud de Junts pel Sí y la CUP pero renuncia a hacer frente común con Ciutadans, PSC y PPC para evitar que la declaración sea debatida por inconstitucional. En este sentido, Rabell ha avanzado que no enmendarán el texto independentista, sino que prefieren proponer "una vía alternativa" que pueda votarse en el mismo pleno. "No estaremos en un frente del 'no' porque queremos buscar una salida al bloqueo actual. Y el referéndum es el único camino viable y el único que puede rehacer la unidad del catalanismo y acabar con la situación de empate infinito", ha justificado Rabell, quien ha tachado de "huida hacia delante" y "fuegos artificiales" la resolución que insta a la desobediencia al Tribunal Constitucional. También ha advertido a Junts pel Sí y la CUP de que "tienen fuerza para plantear un pulso al Estado pero no para ganarlo".

La Mesa del Parlament debe ahora decidir si admite a trámite la resolución de Sí que es Pot y si permite que se debata en el mismo pleno en que se votará la declaración de Junts pel Sí y la CUP. En caso de que rechace esta opción, Rabell no ha descartado convertir su propuesta en una enmienda a la totalidad a la moción independentista, cuyos impulsores pretenden que se vote antes del 9 de noviembre, fecha límite para que se celebre la primera votación de investidura del 'president'. Además de la convocatoria de un referéndum, el texto de Sí que es Pot aprovecha para instar también al Parlament a presentar con "urgencia" los presupuestos de la Generalitat del 2016 y que estos incluyan un "plan de rescate ciudadano" con medidas que reviertan la "situación de emergencia social que sufren amplias capas de la sociedad catalana".

0 Comentarios
cargando