Ir a contenido

DOS MIRADAS

Carles Puigdemont, durante su mensaje de fin de año desde Bruselas.

La edad crítica

Josep Maria Fonalleras

Estos días que vienen sabremos de qué manera se concreta en el Parlament el triunfo independentista en las elecciones

En el largo poema New year letter, de 1940, W. H. Auden escribía: "Nuestra edad habrán hecho crítica / las conmociones de la política". Casi 80 años después, y salvando las notables distancias, podríamos decir lo mismo. Vivimos "sometidos al peso sin clemencia del invierno, el estado y la conciencia" y estamos a punto de asistir de nuevo a unas jornadas trascendentales.

Sabremos, estos días que vienen, hasta qué punto se confirma el triunfo independentista en las elecciones y de qué manera se concreta en el Parlament. Sabremos si el monstruo en que se ha ido convirtiendo el 155 tiene forma de hidra o si tiene la consistencia de una medusa. En el primer caso, se multiplica; en el segundo, pica pero es evanescente.

Puigdemont, Irla, Tarradellas

Sabremos si la insistencia de Puigdemont en continuar por la senda de Irla Tarradellas es superior a la realpolitik impuesta. Este afán responde a la voluntad de permanencia de la institución, un símbolo que se eleva por encima de las (adversas) circunstancias históricas, pero también puede ser un estorbo a la hora de ejecutar las políticas concretas y, muy probablemente, menos radicales.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Sabremos si el Estado será capaz de admitir (o si está dispuesto a digerir) una lógica de represión continuada con un candidato a presidente (o más de uno) en la cárcel. Sabremos, en los días de conmoción que vienen, si las urnas tienen más validez que las inquisiciones y las rejas. Es la condición justa y necesaria para comenzar una nueva etapa.

0 Comentarios
cargando