Ir a contenido

MIRADOR

El mapa de Tabarnia

Euclides en Tabarnia

Luis Mauri

Los creadores de la estrambótica Tabarnia reducen el independentismo al absurdo y colocan a los secesionistas ante un reflejo embarazoso y perturbador


Este país debería organizar un homenaje al griego Euclides, el padre de la geometría. No está claro si Euclides fue un matemático o el jefe o el sobrenombre de un grupo de matemáticos. Sí parece acreditado que, individuo o colectivo, desarrolló su obra en Alejandría a caballo de los siglos IV y III a.C. y que fue un entusiasta defensor de la reducción al absurdo como método de demostración científica.

La reducción al absurdo consiste en negar la proposición cuya validez se pretende demostrar. Si el desarrollo por métodos lógicos de esa negación desemboca en una contradicción insoluble o absurdo, la proposición sometida a prueba es verídica. Así demostró Euclides que los números primos son infinitos. 

Este método de demostración tan valioso para la ciencia matemática suele tener menos fiabilidad en otros campos del conocimiento, sobre todo cuando los datos fríos/objetivos/neutrales son sustituidos por  opiniones, emociones o prejuicios calientes/subjetivos/interesados. Entonces existe un elevado riesgo de obtener una falacia en lugar de una verificación científica.

La política, por esta razón, es un campo poco propicio para la prueba que tanta gloria brindó al padre de la geometría. Esto no quiere decir, sin embargo, que no esté colmada de absurdidades.

El espejo de Tabarnia

Los creadores de la estrambótica Tabarnia, tan en boga estas navidades poselectorales, señalan con sarcasmo el argumentario independentista como fuente de contradicciones. Publicitan ese engendro territorial que abarcaría las zonas más urbanas de las provincias de Barcelona y Tarragona, y le endosan los mismos agravios y las mismas reivindicaciones identitarias, políticas, fiscales, jurídicas y económicas que los independentistas blanden en defensa de la secesión de Catalunya. La provocación es resultona: las pretensiones de los falsos secesionistas de Tabarnia son contradictorias y absurdas, en efecto, pero colocan al independentismo catalán ante un espejo embarazoso y perturbador. ¿Qué se ve en el reflejo? Que muchas consignas independentistas no tienen mayor solidez o veracidad que las de la chirigota tabarniesa.

Otros absurdos de estos días. ¿La Constitución es la norma que consagra el Estado de derecho y ampara a la ciudadanía o es el yugo que la oprime? Después de meses arrastrando la Carta Magna por los suelos, el PDECat y ERC votaron este miércoles en el Parlament pedir amparo al Tribunal Constitucional contra el artículo 155. Para sus socios de la CUP sí hay incompatibilidad clara entre ambas formulaciones, pues no reconocen a la Constitución ni al TC ninguna autoridad en Catalunya. ¿Quién es coherente y quién incongruente?

Matemáticas y política

El PP presiona a Arrimadas para que intente forjar una mayoría de gobierno, pese a su manifiesta carencia de aliados. Qué rápido ha olvidado el partido de Rajoy que su líder renunció a tomar la iniciativa tras las generales del 2015 y prefirió aguardar a que Sánchez se cociera en la olla de su propia impotencia.

¿La solución de una ecuación no depende de la ecuación misma, sino de a quién beneficia o perjudica en cada momento? No, las leyes matemáticas no rigen en política.
 

0 Comentarios
cargando