Ir a contenido
Sergio Ramos golpea a Lucas Hernández en la jugada en la que debió ser expulsado.

Brutal, sí, pero Ramos debió ser expulsado

Emilio Pérez de Rozas

El tal Atkinson, de la Premier, perdonó la roja al capitán del Madrid en el minuto 44

Al Real Madrid le salió todo. Todo lo que estaba en sus manos y todo lo que no estaba en sus manos. Primero, Bale no se recuperó a tiempo, lo que obligó a Zidane a echar mano de Isco por narices. Y los blancos ganaron en equilibrio, pues el 4-4-2 es un dibujo que le va mucho mejor a su estilo de juego, dominio y muerte. Pero ¡ojito!, el Madrid volvió a contar con la ayuda arbitral, pues el inglés Martin Atkinson (o cualquiera de sus cuatro ayudantes) debió expulsar a Sergio Ramos en el minuto 44 y 44 segundos, por un codazo descarado, intencionado, sucio y dañino a Lucas Hernández en un córner que el central trató de rematar.

CRISTIANO, DEMOLEDOR

Dos, Cristiano Ronaldo volvió a ser demoledor y demostró que, ahora sí, es el '9' que necesita el Madrid, al menos, en los dos próximos años. Ni Benzema ni nada, CR7. Su triplete al Atlético, después de haberle metido cinco al Bayern de Munich, hace que sume ya 35 goles esta temporada, diez de ellos en la Champions. Pero ¡ojito!, el Madrid jugó toda la segunda parte con 11 cuando debió hacerlo con 10.

Tres, el planteamiento de Zidane fue perfecto, digno de un entrenador más que de un alineador, como suelen calificar sus críticos al francés. Le dio un baño a Simeone. Acertó con Isco (no tenía otra), acertó al cambiarlo por Asensio (¡Dios qué pelotero!), acertó abriendo las bandas con el mallorquín y el estilete Lucas Vázquez y logró que los colchoneros ni se acercasen a la portería de Navas, que paró el primer remate del Atlético en el minuto 89 y 50 segundos ¡lo juro! de Godín. Pero, insisto, lo siento, o no, Ramos siguió en el campo por regalo del tal Atkinson, un árbitro de esa Premier League, es la mejor Liga del mundo. Dicen.

Estos son los arbitrajes a los que sí está acostumbrado el Madrid. Y Sergio Ramos, por eso metió el codazo

Cuatro, el mejor partido, con mucho (por completo, estratégico, dominador, calculador y eficaz), del Real Madrid coincidió con el peor encuentro, con mucho (por poco intenso, conformista, desacertado en el pase e inocente), del Atlético del Cholo, que, al final, insistió en que "aún tenemos nuestras opciones".

Los rojiblancos han sido el único equipo que ha visitado este año el Bernabéu y no ha tirado a puerta. Así de decepcionante fue el Atlético. Pero, recuerden, Ramos, el amigo de Piqué, debió ser expulsado en el 44.44. Ya sabemos cómo funciona esto. O, si lo prefieren, estos son los arbitrajes a los que sí está acostumbrado el Real Madrid. Y Sergio Ramos, por eso metió el codazo.

0 Comentarios