Ir a contenido

ENCUENTRO ENTRE VERSOS Y ESTILOS DE AMBOS LADOS DEL ATLÁNTICO

El alma llena de poesía

Martirio canta a Calderón de la Barca, San Juan de la Cruz y Rubén Darío, entre otros, con piezas musicadas por José María Vitier

Esta noche presentan el disco en el Auditori

NÚRIA MARTORELL
BARCELONA

«Tengo el alma llena de poesía. Y es maravilloso. Hemos hecho un feudo invisible que conecta con el corazón y las emociones, y que te ayuda a ser mejor persona». Así se siente Martirio a raíz de su nuevo reto artístico: el disco El aire que te rodea, con versos de Calderón de la Barca, Gabriela Mistral y San Juan de la Cruz «que se pueden bailar», explica, feliz, la cantante, así como de Rubén Darío, Federico García Lorca y Ernesto Cardenal, entre otros, musicados por el pianista José María Vitier (autor de la banda sonora de Fresa y chocolate). Un cuidado «y desenfadado trabajo», que esta noche presentarán en el Auditori.

Esta artista permanentemente ligada a una peineta, acostumbrada a romper moldes y recorrer caminos para muchos insondables, se atreve con ritmos y cadencias de ida y vuelta, a navegar de un lado a otro del Atlántico, al servicio de la poesía iberoamericana.

Mirada intensa

Y es así que su voz navega por el son mezclándose con los tangos flamencos, por la soleá por bulerías recalando en la canción cubana, por una chacarera que deriva en tanguillos, por su admirada copla, por la bossa nova... Encuentros desprejuiciados que responden a «un concepto genérico que le da sentido al disco», aclara Vitier. «Porque no se trataba de buscar buena poesía, ni siquiera que nos gustara, sino que encajara en los estilos y en mi forma de componer. Hay veces que los versos se resisten, y resulta curioso que no siempre una buena poesía se traduce en una buena letra de canción. Pero cuando uno logra armonizar versos y acordes, sientes que aportas una mirada más intensa al poema».

El aire que te rodea es, según Vitier, «una caja de música con un lenguaje moderno y cercano». Y no quiere dejar de mencionar a Raúl Rodríguez, el hijo de Martirio, que esta noche también subirá al escenario y quien «con su tres cubano ha hecho de puente para que esta fusión, estas confluencias, sean naturales».

Martirio aborda estas piezas «contenida pero estimulando la pasión», dice Vitier. «En esta cantidad de pasiones relatadas, el protagonista ha de ser la voz del poeta», admite esta cantante que se ha sabido pasar del genial cutrelux de Sevillana de los bloques a la poesía más culta, sin despeinarse.

0 Comentarios
cargando