El Periódico Deportes

LA FINAL FEMENINA DEL ABIERTO DE AUSTRALIA

Kerber arrebata la gloria a Serena Williams

La tenista alemana derrota en la final a la número 1 en un batalla al límite por 6-4, 3-6 y 6-4

Kerber arrebata la gloria a Serena Williams

AFP / SAHEED KHAN

Serena Williams aplaude a Angelique Kerber con el trofeo como ganadora del Abierto de Australia.

JAUME PUJOL-GALCERAN / BARCELONA

Sábado, 30 de enero del 2016 - 13:14 CET

Angelique Kerber celebra su victoria ante Serena Williams en el Abierto de Australia.

Serena Wililams se ha quedado de nuevo a las puertas de conquistar el 22º Grand Slam de su carrera e igualar el récord que desde la era Open (1968) tiene la alemana Steffi Graf. Una compatriota suya, Angelique Kerber, ha protagonizado la sorpresa en la final del Abierto de Australia al vencerla por 6-4, 3-6 y 6-4. Kerber, de 28 años y número 6 mundial, ha conquistado su primer Grand Slam en su carrera para acabar con el dominio de la número 1 mundial, que había ganado las seis finales anteriores que había disputado en Melbourne.

"No tengo nada que perder", había dicho Kerber, que alcanzaba la final después de salvar un 'match ball' en la primera ronda. De quedar fuera el primer día a inscribir hoy su nombre en el palmarés del torneo, un premio de 2,9 millones de euros y la segunda plaza mundial, tras Serena Williams, a la que considera su ídolo y "una persona increible". "De estar fuera del torneo el primer día estoy aquí esta noche cumpliendo el sueño de ganar un Grand Slam. Ya puedo decir que lo he conseguido", ha dicho emocionada la alemana.

Y Kerber lo ha conseguido con su mentalidad positiva. Ya el primer 'break' del partido se lo ha apuntado Kerber a los 7 minutos (2-1). Serena Williams ha tenido que esperar 22 minutos para conseguir el suyo y romper el servicio de Kerber (3-3) con un derechazo demoledor quitándose la tensión que la atenazaba en un inicio de partido inesperado para ella. Kerber no se ha arrugado y le ha devuelto la rotura por segunda vez (4-3) y arrebatando el primer set del torneo a la estadounidense en 39 minutos.

A Serena Williams le faltaba paciencia. Quería acabar los puntos en dos golpes y con demasiado riesgo (23 errores no forzados contra 3 de la alemana) para su desesperación. El saque no le ayudaba a tranquilizarse (un solo 'ace' y 55% de primeros).

EMOCIÓN MÁXIMA

La reacción ha llegado en la segunda manga. La número 1 ha mejorado con su saque (3 'aces' y 78% primeros saques), se ha calmado en la pista y ha decidido aguantar un poco más los peloteos. Serena ha roto en el cuarto juego (3-1) aprovechando dos dobles faltas de Kerber y ha mantenido la ventaja hasta apuntarse el set.

El tercero y decisivo ha comenzado con un nuevo 'break' de Kerber (2-0) para poner bajo presión a la estadounidense. El grito huracanado que ha dado Serena al recuperar la rotura en el siguiente no ha asustado a la tenista alemana que, luchando por cada bola y forzando un tiro más como todo el partido, ha resistido el acoso para volver a tomar ventaja (4-2) al romperle el saque de nuevo a Serena Williams, a la quinta ventaja, en un emocionante juego que se ha alargado más de 10 minutos y ganar después el suyo en blanco (5-2).

Serena se ha resistido a entregarse. Había mucho en juego. La estadounidense se ha acercado hasta el 5-4, pero con servicio en su poder Kerber la ha sabido presionar, ha restado valiente cada punto y, en su primera oportunidad, en el primer 'match ball' ha conseguido una victoria en la que solo ella y ssu equipo creían. Serena le ha dado el triunfo con una volea que ha estrellado en la red.

La estadounidense ha reconocido su victoria cruzando la pista para abrazarla y felicitarla con gran deportividad. "Has hecho un gran partido y has jugado muy bien", le ha reconocido la estadounidense, que por segunda vez consecutiva, después de caer en cuartos el año pasado en Nueva York, ve como se le escapa un Grand Slam de las manos.

Fuentes del FC Barcelona aseguran que ya tienen la decisión tomada

Hhristo Stoichkov le dijo a Luis Figo, a la cara, que seguirá insultándole siempre que lo vea por las calles de Barcelona