El Periódico

REPERCUSIÓN DEL TIJERETAZO SANITARIO

Los recortes en la sanidad catalana disparan el desempleo entre las enfermeras

En un año se ha pasado del pleno empleo al 21% de paro, según el Col·legi Oficial d'Infermeria de Barcelona

El cierre de plantas de hospitalización y quirófanos altera la asistencia que ofrecen a los pacientes

Martes, 17 de mayo del 2011 - 03:00 CEST

Protestas de trabajadores de sanidad por los recortes en los servicios sanitarios el pasado mes de abril.

Los recortes económicos y de personal iniciados hace dos meses en los hospitales y centros de asistencia primaria (CAP) de Catalunya afectan de forma fundamental a la enfermería, que, en apenas un año, ha pasado de ser un colectivo sin personal en paro laboral --se buscaban enfermeras-- a registrar el 21% de desempleo entre las 5.900 profesionales colegiadas en los últimos cinco años.

Las medidas de ahorro, emprendidas por la Conselleria de Salut mucho antes de prometer públicamente que los ajustes no se aplicarán sin ser consensuados con el sector, afectan en estos momentos al 81% de la enfermería, indica un informe elaborado por el Col·legi Oficial d'Infermeria de Barcelona (COIB), entidad que representa a 33.000 de las 42.000 enfermeras que ejercen en Catalunya. "Y esto es solo el principio, la punta de un iceberg que aumentará", apuntó ayer Josep París, secretario del COIB.

La primera y principal repercusión que relatan las profesionales es la sobrecarga de trabajo consecuencia de la desaparición de las enfermeras que suplían bajas por enfermedad, jubilaciones o ausencias festivas. Ese exceso de trabajo, explica el informe, afecta de forma inevitable a la asistencia que reciben los enfermos. "Mi plaza, en el servicio de urgencias del Hospital de Vall d'Hebron, ha sido suprimida, y en mi lugar no trabaja nadie --relata Ana Caro, en paro desde marzo--. Esta situación afecta sin duda a los usuarios. Si antes había quejas porque éramos pocos y la atención de demoraba, no sé que pasará ahora".

>> Más información en e-Periódico

Su primer agente, Horacio Gaggioli, revela que su llegada al Barça solo se debió a "las circunstancias de la vida"