El Periódico

El móvil gana adeptos para pedir comida

Internet acapara buena parte de las reservas de restaurantes y peticiones de comida a domicilio

La mayoría de las que reservan y piden comida 'on line' son mujeres y la media de edad son 36 años

El móvil gana adeptos para pedir comida

RICARD CUGAT

Un mensajero de Glovo por las calles de Barcelona.

Miércoles, 26 de abril del 2017 - 18:23 CEST

El móvil se ha convertido para comer en un instrumento casi tan útil como la cuchara. Millones de usuarios en España utilizan ya la conexión a internet para reservar restaurantes, pedir comida a domicilio y hacer la compra de alimentación de forma habitual, y la tendencia es utilizarla cada vez más para todo tipo de experiencias gastronómicas, incluyendo catas o cursos. De hecho, la facturación online de los restaurantes ha crecido un 36% en un año, y supera ya los 123 millones de euros, según datos del Instituto Nacional de Estadística, referidos al tercer trimestre del 2016.

Comer por internet

EL PERIÓDICO

En términos globales, internet supone ya el 30% de las reservas de restaurantes, frente al 70% de la población que aún llama para pedir mesa, según un estudio de la escuela de negocios ISDI y la consultora Ipsos presentado este miércoles en Barcelona y realizado sobre internautas de toda España. Y de ese 30%, el 49% lo hace a través del móvil aunque en Barcelona prefieran el ordenador. Además, son mayoritariamente mujeres quienes hacen las reservas, piden comida online y hacen la compra.

La mayoría además reserva desde casa (65%) y suele optar por un menú cerrado (70% de las reservas), como ofrecen páginas tipo Atrapalo o Letsbonus. Una tendencia que desmienten desde El Tenedor, la principal web de reservas de restaurantes de España y vinculada a Tripadvisor, que asegura que la mayoría de sus reservas (60% se hacen con la app móvil) pedirán a la carta y gastarán unos 28 euros por comensal. "Sin embargo, algunos de nuestros usuarios van buscando ofertas y descuentos", afirma Alejandro Lorenzo, cofundador de El Tenedor.

Además, son clientes que comen fuera al menos una vez por semana y suelen repetir sitios conocidos (67%). Para busca sitios nuevos, se fían de webs de recomendación y en menor medida de las redes sociales, los blogs y los 'influencers'. Y suelen valorar posteriormente su experiencia, ya sea en Tripadvisor o en redes sociales, aunque en Barcelona (43%) se hace menos que en el resto de España (49%).

VARIOS COMPARADORES

"Hay un perfil de 'foodie' en Barcelona para quien internet se está convirtiendo en el entorno natural para reservar restaurantes, encargar comida o hacer la compra", afirma Dionís Guzmán, director de ISDI Barcelona. "Es un usuario exigente, que usa varios comparadores antes de decidir y que no tiene problemas en reclamar cuando no está conforme", añade.

El cliente que pide comida online no es tampoco el perfil que muestran películas y series de televisión: hombre, veinteañero y vinculado a la informática que pide pizza y comida china. La realidad es otra, advierten desde el sector. El estudio de Ipsos y ISDI revela que la mayoría son mujeres y la edad media son 36,5 años y con familia. Además, el 45% lo hacen más de una vez por semana y se guían por el tipo de comida y el precio. Y mientras que en toda España ordenador y móvil se usan casi a partes iguales para realizar un pedido, en Barcelona y su área metropolitana optan mayoritariamente por el ordenador. Y hay más pedidos en fin de semana que de lunes a jueves, admiten.

También la aparición de apps y webs que ofrecen servicios de reparto y encargos para hogares (como Glovo o Deliberry) ha abierto el mercado a restaurantes que se salen de la clásica pizza, que ya tiene sus propios canales de distribución y es con quien tradicionalmente se asocia la idea de comida a domicilio. Con ella y con los restaurantes chinos.

NO A CARGOS ADICIONALES

El cliente también es distinto según las zonas, según el estudio. En Madrid, donde el precio medio del pedido es un 25% más que en Barcelona, no ponen pegas si hay cargos adicionales no incluidos en la factura. Si el cliente vive en Barcelona, un tercio llega a rechazar un pedido si le quieren cargar aparte los gastos de envío, revela el informe.

La variedad de webs y apps donde el cliente suele pedir comida online tiene un espectro mucho más limitado que en el mundo real. La media de sitios donde un usuario tiene actualmente perfil de compra es 1,6, mientras que seguramente acude a muchos más restaurantes en su ciudad. En la comida online, la publicidad tiene un papel muy importante. La mayoría admite que realiza los pedidos para casa y guiándose por las ofertas publicitarias que recibe, e incluso acaba añadiendo artículos que no había pensado inicialmente.

El sushi es la nueva pizza

La oferta de comida por internet ha animado la imaginación de muchos comensales. “Cada vez más se piden hamburguesas, sushi, comida japonesa, comida vegetariana o vegana”, explica Alex Menal, director de márketing de Glovo. JustEat, una de las pioneras en trabajar con muchos restaurantes, mantiene como comidas más populares pizza, china, kebab, hamburguesas y sushi, como opciones de comida rápida.

Porque la distancia del restaurante y el estado en que puede llegar la comida son determinantes para muchos clientes. El tiempo que tarden en servir el pedido es determinante para el 55% de los clientes. Y la proximidad, para el 35%. Aunque no tanto como el precio, que se mira de modo determinante el 70% de los usuarios.