El Periódico

ESTUDIO DEL INSTITUTO DE SALUD CARLOS iii

España registra cada año unas 130 mordeduras de víboras

Catalunya encabeza la clasificación de casos, seguida de Castilla y León y Galicia

ANTONIO MADRIDEJOS
BARCELONA

Viernes, 25 de mayo del 2012

Una víbora hocicuda o 'Vipera latastei', la más abundante pero también la de picadura menos grave.

Cada año se registran en España unas 130 mordeduras de víboras que requieren hospitalización y tratamiento médico, aunque estadísticamente solo una de cada 100 acaba ocasionando la muerte, según muestra un estudio del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) que se presentó ayer en un congreso celebrado en Logroño. También se contabilizan algunas picaduras de alacranes, viudas negras, garrapatas y otros arácnicos, «pero por regla general su gravedad es muy inferior», destaca el coordinador del trabajo, José María Amate, jefe de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del ISCIII.

En total, entre 1997 y 2009, que es el periodo analizado en el estudio, se registraron 1.649 casos de picaduras venenosas, incluyendo 17 defunciones atribuidas casi exclusivamente a una tardanza en el tratamiento. Aunque todas las comunidades tienen víboras autóctonas y picaduras documentadas, Catalunya es la comunidad más afectada, con 302 casos, seguida por Castilla y León (270), Galicia (203), Andalucía (172) y Comunidad Valenciana (129). No obstante, de las 17 muertes registradas en el mismo periodo, cinco fueron en Madrid y tres en Galicia y Andalucía. En Catalunya hubo dos.

2.000 EUROS POR INGRESO / Las mordeduras de serpientes venenosas tienen un coste de unos 2.000 euros por caso en atención sanitaria y coste hospitalario, según los cálculos del estudio. Amate explica que la nueva generación de antisueros han simplificado los tratamientos y ello está reduciendo progresivamente los costes hospitalarios y la duración de los ingresos. La atención sanitaria de los casos registrados entre 1997 y el 2010 ha supuesto unas estancias totales de 9.026 días, con una media de tres días por caso.

El estudio señala que la concentración de los casos no solo se asocia a la población de la comunidad, sino también a factores como la exposición al hábitat de la fauna venenosa, el volumen de la población rural, las actividades agrícolas y la práctica de actividades al aire libre. En el conjunto de Europa se calcula que cada año se registran 8.000 casos. En España, con su media de 130 anuales, solo es superada por Francia (387) y Polonia (162), y le siguen Bélgica y Rumanía, ambas con 119.

NIÑOS Y ADOLESCENTES / Los más afectados por mordeduras de víboras en España son los niños de entre 5 y 14 años (387 casos, 30% del total), fundamentalmente en actividades de ocio y deporte al aire libre, «y a una cierta chulería al querer demostrar valentía ante los amigos, como dice Amate». Los varones son los más afectados (68% de los casos) en todos los grupos de edad.

El seleccionador de Brasil es un gran admirador del joven centrocampistas