El Periódico

EL PULSO SOBERANISTA

Puigdemont solo se explicará en el Congreso si el Estado acepta el referéndum

El 'president' entiende que la oferta de la Moncloa demuestra que esta reconoce la posibilidad del plebiscito

Afea al Ejecutivo de Rajoy que haya bloqueado su conferencia en el Senado y un viaje económico a Marruecos

Puigdemont solo se explicará en el Congreso si el Estado acepta el referéndum

CARLOS MONTAÑÉS

El 'president' Carles Puigdemont y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, en el acto del Pacte Nacional del Referèndum.

FIDEL MASREAL / BARCELONA

Viernes, 19 de mayo del 2017 - 16:34 CEST

El 'president' Carles Puigdemont ha recogido el guante del Gobierno del PP de explicar su hoja de ruta para Catalunya en el Congreso pero ha puesto una condición para aceptar la invitación: que haya un acuerdo previo entre ambos ejecutivos para que se celebre el plebiscito de autodeterminación.

En declaraciones a la prensa antes del acto final del Pacte Nacional Pel Referèndum, el presidente de la Generalitat ha instado a la Moncloa a negociar los términos del plebiscito y someter el eventual pacto a los respectivos parlamentos: el Congreso y el Parlament.

De esta forma el jefe del Ejecutivo catalán ha llevado a su terreno la oferta de la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría. De entrada, ha interpretado que por vez primera "el Gobierno reconoce la posibilidad de un referéndum de autodeterminación en Catalunya", una actitud que ha calificado de "cambio de tono y terminología". Dicho esto, el mandatario nacionalista ha recordado que al margen de la conferencia que él pronunciará el lunes en Madrid junto con el vicepresidente Oriol Junqueras y el 'conseller' Raül Romeva, el Govern "trasladará formalmente al Gobierno central la propuesta para hacer efectivo" el referéndum acordado, tal como propone el Pacte Nacional pel Referèndum con más de 400.000  firmas de apoyo.

Vídeo ID:
4068358

El núcleo de la respuesta de Puigdemont es el siguiente: "El Govern está dispuesto a negociar las condiciones del referéndum con el Estado y, en el caso de llegar a un acuerdo, los dos gobiernos someterían este acuerdo a los respectivos parlamentos". Es una manera de abrir la puerta al debate sobre el referéndum en el Congreso, sí, como reclama el Gobierno, pero siempre como paso posterior a un acuerdo bilateral entre ejecutivos. De este modo, Puigdemont dobla la apuesta del Gobierno de Mariano Rajoy y trata de evitar una "encerrona" o una situación como la vivida por el lendakari Juan José Ibarretxe, cuando vio rechazada por 299 votos (de 350 escaños que tiene el Congreso) su propuesta soberanista de reforma estatutaria.

JUNQUERAS Y LA AUTODETERMINACIÓN

Las condiciones que pone el Ejecutivo de JxSí incluyen además un mantenimiento de posiciones: el Govern, ha afirmado el vicepresidente Oriol Junqueras, reclama que se retiren las querellas contra la Mesa del Parlament "por permitir el debate y votación del mismo tema que hoy el Gobierno ha debatido en el Consejo de Ministros". Junqueras ha reclamado también que se retire la judicialización contra personas e instituciones vinculadas al procés y también recuerda que el derecho "irrenunciable" a la autodeterminación de Catalunya.

Así pues, en una comparecencia conjunta, president y vicepresidente recogen la oferta de la Moncloa y la devuelven con un emplazamiento previo a la negociación antes de que se produzca un debate en el Congreso. La pelota ahora, de nuevo, en el tejado del Gobierno del PP.

Según fuentes de presidencia de la Generalitat, Puigdemont muestra su disposicion a explicarse en cualquier foro de ámbito estatal o internacional para explicar el proceso soberanista y la oferta de un referéndum pactado. Dicho lo cual, el 'president' afea al Gobierno de Rajoy que le haya impedido pronunciar una conferencia en el Senado, como solicitó formalmente Puigdemont, y también haya torpedeado el viaje económico a Marruecos del Govern de la Generalitat junto al gobierno de Flandes.

El Govern también recuerda a la Moncloa que el PP se haya manifestado este mismo viernes en el ayuntamiento de Madrid en contra de la intervención que hará el 'president' el lunes sobre el referéndum en el consistorio madrileño.

El técnico recuerda que el Barça es su casa y no descarta nada