El Periódico

ÚLTIMA HORA Muere el piloto Nicky Hayden

La campaña se apaga sin despejar incertidumbres

Quince días de mítines e intervenciones de candidatos no han servido para aclarar quién pactará con quién tras el 26-J

La irrupción del 'Fernándezgate' y el indigesto 'adiós' de los británicos a la UE añaden más dudas sobre el resultado electoral

La campaña se apaga sin despejar incertidumbres

JOSE LUIS ROCA

Los aspirantes Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias en el único debate a cuatro celebrado en campaña

Viernes, 24 de junio del 2016 - 20:03 CEST

Se apagaron las luces de la segunda campaña electoral para unas generales en seis meses. Y sin garantías de que no vaya a haber una tercera. Las incertidumbres sobre futuros y obligados pactos no se han despejado ni se vislumbra en el horizonte un ambiente plácido para buscarlos. Ni a la diestra ni a la siniestra del tablero. Han existido guiños desdeñados, reproches de pasado y amenazas para el futuro. Poco más en el sensible terreno de las alianzas políticas. En otros ámbitos sí se ha detectado novedad respecto al 20-D: esta vez ha habido un ‘debate a cuatro’; se ha repetido hasta la saciedad las palabras “experiencia” y “populismo” desde las filas populares y se han exhibido sonrisas de las auténticas y de las electorales. La prensa ha repescado el vocablo italiano ‘sorpasso’ a la hora de analizar la pugna en la izquierda y se ha dado vida a otros nuevos como ‘Fernándezgate’ –para aludir a las polémicas conversaciones grabadas del ministro de Interior- o ‘brexit’, el modo de resumir la salida británica de la UE.

No ha habido candidato -siquiera Mariano Rajoy ha sido excepción esta vez- que no se haya dejado entrevistar por un grupo de niños o por las hormigas de trapo ‘Trancas y Barrancas’. Se han creado y difundido masivamente polémicas más que objetables a raíz de una mano (la de Pedro Sánchez) que se limpiaba tras saludar a una familia negra. Se ha caído en la polarización a ratos entre PP y Podemos y se ha debatido sobre lo que significa ser socialdemócrata. Se ha asomado de nuevo a los escenarios Julio Anguita y se ha podido ver a varias generaciones socialistas conjurándose para conservar la medalla de plata electoral. Se la juegan.

Han sido 15 días de supuesta austeridad en los gastos de los partidos. Cierto es que las calles han lucido poco cartel y banderola, tan cierto como que los balances contables que se presenten a medio plazo nos dirán cuánto hay de real en el ahorro comprometido. Se han puesto de moda los vídeos y el lanzamiento masivo de mensajes a través de las redes sociales. Y también el selectivo, puesto que hacerse se han hecho minicampañas por provincias en las redes en busca de indecisos y de esos restos de voto por circunscripciones que serán de oro en la noche del 26-J, dado que podrían inflar unas candidaturas y dejar otras en los huesos. O sea, decidir.

IMPUESTOS Y REFERÉNDUM

Se ha hablado de economía, del ajuste y de la supuesta multa que Europa tiene preparada como regalo para la próxima legislatura a quienquiera que sea el próximo presidente de España. Ha quedado claro que con independencia del nombre que tenga el inquilino de la Moncloa en los próximos meses, este negociará con una UE deprimida (el ‘adiós británico’ ha provocado un 'shock' de incalculables consecuencias presentes y futuras) para relajar hasta el límite de lo posible los tiempos para cumplir con el déficit.

Lo que no es tan cristalino es qué políticas concretas se aplicarán desde el nuevo Gobierno para ajustar los números: el PP ha prometido bajar impuestos y PSOE y Unidos Podemos subirlos a los que más tienen. Ciudadanos tiene en su credo la rebaja fiscal, pero matiza que para ser realistas no puede garantizarse hasta dentro de dos años. Es igual. No parece que nadie vaya a poder decidir en solitario lleve lo que lleve en su programa electoral. Mandarán los pactos, si esta vez los hubiera y, por tanto, el cruce híbrido de propuestas electorales.

Se ha hablado y ‘mitineado’ sobre la consulta. Las consultas. De la que aspira a celebrar una parte importante de Catalunya y de la que acaba de tener lugar en el Reino Unido, marcando el camino de salida de la Unión Europea. En las últimas horas de campaña se ha recurrido y mucho al ‘brexit’ y se aprovechado la coyuntura para marcar terreno de puertas para dentro: tanto Rajoy como Pedro Sánchez como Albert Rivera han tirado del ejemplo del error de cálculo del ‘premier’ David Cameron para rechazar un referéndum en Catalunya. PP y PSOE argumentan que divide y otorga a los ciudadanos una responsabilidad que debieran asumir los políticos.

Pablo Iglesias y sus confluencias, como En Comú Podem, rechazan que se mezclen situaciones que no ven parejas. Y siguen defendiendo la consulta catalana. En lo que ha habido menos coincidencia entre socios de coalición, al menos en campaña, ha sido a la hora de marcar si será línea roja o no de negociación tras el 26-J. A última hora electoral el líder morado salió con una tercera vía: apartar el espinoso asunto de los pactos gubernamentales y crear una mesa ‘ad hoc’ para no crear interferencias.

EL ARTE DE SEDUCIR Y EL DE RESISTIR

Arrancadas quedan 15 páginas de calendario. Toca echar el cierre a la campaña y dejar que los indecisos, un 30% del electorado, tome una decisión. La gran decisión. Es probable que les hubiera sido de utilidad tener claro con quién está dispuesto a sentarse cada cual en los próximos días, pero hay lagunas. Y hasta división de opiniones en algunos partidos. Se han lanzado mensajes de futuro -Rivera ha anunciado que pedirá la cabeza de Rajoy para pactar con el PP, mientras que el aludido ofrece gran coalición- e Iglesias se ha afanado en intentar convencer a Pedro Sánchez de que están condenados a entenderse.

Pero el líder del PSOE se resiste a los gestos de seducción que ahora le hace el jefe de los podemistas. No olvida el socialista que Iglesias le dio calabazas allá por el mes de marzo cuando se ofreció para ser investido. Y cruza los dedos en estas horas para ser segundo en escaños, aunque no lo sea en votos, y convencer al PSOE de que desde la misma noche electoral debe llevar la iniciativa e intentar un gobierno alternativo al de Rajoy. Faltan horas para comprobar si eso es posible. Si el 'Fernándezgate' perjudica al PP, o si le beneficia el 'brexit'. O si hay 'sorpasso' histórico en la izquierda. Conviene preparar calculadoras y tomarse con paciencia la espera.

El hospital Maurizio Bufalini de Cesena ha comunicado la defunción del excampeón del mundo de MotoGP