El Periódico

Martes, 2 de julio del 2013

El semanario alemán Der Spiegel ha publicado un absurdo reportaje sobre la supresión de la siesta en España. En un incomprensible ejercicio de desatino, la revista llega a afirmar que la medida ha sido tomada a instancias de la troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional) tras la solicitud del rescate bancario por parte del Gobierno español, y trufa el artículo con los tópicos más burdos. Ya se sabe, la gente del sur somos unos holgazanes que, entre comilonas y siestas, de cuando en cuando nos ponemos a trabajar. La cigarra del cuento. Los vagos de Europa. El artículo sería hilarante si no escondiera el veneno de la propaganda más peligrosa. Poco importa que la argumentación no sea capaz de soportar dos segundos de reflexión. ¿Por qué apelar a la razón cuando las emociones se agitan tan fácilmente, generan votos y son capaces de cambiar la historia? Despertar el enfrentamiento entre pueblos nunca es tan sencillo como en las épocas difíciles. Basta con tratar de meternos en la mente de un trabajador alemán de sueldo precario y dudosas expectativas de futuro al que sus líderes machacan con la idea de estar subvencionando a la ociosa Europa del Sur. Es de imaginar su alegría al leer que, al menos, a los parásitos se les está acabando la buena vida. Que una publicación supuestamente seria se preste a este juego propagandístico reñido con la inteligencia dispara todas las alarmas.

El asturiano confía plenamente en un Rafinha que cada vez se siente más importante y si no juega más es porque 'Lucho' no lo quiere cargar de partidos por sus precedentes con las lesiones; pero cuando lo necesita de verdad, ahí está

El Gulfstream G200 de Cristiano Ronaldo, valorado en 19 millones de euros, sufrió un accidente el pasado lunes por la noche en el Aeropuerto de El Prat (Barcelona)