El Periódico

Eduardo Bayón

Politólogo, editor de Debate21.es y analista de Agenda Pública.

Los que se fueron del PSOE

@edubayon_

Entre los menores de 25 años los socialistas han perdido en ocho años el 80% de los apoyos que tenía cuando Zapatero logró su segundo triunfo electoral

Los que se fueron del PSOE

JULIO CARBÓ

Pedro Sánchez saluda a militantes socialistas en Viladecans.

Más artículos del autor

entretodos

Publica una carta del lector

¿Qué buscaban nuestros abuelos cuando tenían 20 años?

Sandra Catalán AlfaroZaragoza

Feminismo de camisetas reivindicativas

Karina Villarroel PenizaMadrid

Participa

Viernes, 19 de mayo del 2017 - 18:50 CEST

Si en ‘Los números de las primarias del PSOE’ analizamos la evolución electoral de los socialistas y el declive de estos en términos absolutos y también a dónde habían ido dichos votos, en el presente artículo analizaremos esa pérdida por segmentos poblacionales. Así, observaremos la evolución de votos del PSOE entre las elecciones del 2008 y del 2016, con el objetivo de poner de relieve que tras la caída en las elecciones del 2011 han existido sectores de la sociedad en los que el PSOE ha continuado descendiendo, mientras que en otros ha conseguido estabilizarse y frenar la caída. Posteriormente analizaremos hacia qué partidos se han ido los votantes en esos segmentos en las últimas elecciones del 2016.

LOS 'ROBOS' DE PODEMOS

El voto por edad del Partido Socialista ha descendido de tal forma que segmentos que en los triunfos electorales de Zapatero, tanto en el 2004 como en el 2008, fueron claves, a día de hoy se han alejado enormemente de los socialistas. La disminución de los apoyos en el 2011 fue similar en todos los segmentos de edad, pero destaca de forma sustancial la posterior caída a partir de ese momento. Mientras que entre los mayores de 55 años el porcentaje de voto se mantiene, en todos los restantes segmentos de edad, es decir, todos los que incluyen a los menores de 55 años, en las elecciones del 2016 se vuelve a producir una nueva caída que ronda en muchos casos una pérdida del 50% de los apoyos del 2011 y que también deja datos como por ejemplo, que entre los menores de 25 años el PSOE ha perdido en ocho años el 80% de los apoyos que tenía cuando Zapatero logró su segundo triunfo electoral.

Es precisamente en aquellos segmentos poblacionales de edad en los que más ha descendido el PSOE entre el 2011 y el 2016, donde los nuevos actores políticos han encontrado mayores apoyos. Así, Podemos es capaz de captar más del 30% del electorado socialista del 2011 menor de 45, y un 22,1% de ese electorado que tiene entre 45 y 54 años. Por su parte, Ciudadanos ha logrado atraer para sí, más del 10% del electorado del PSOE de 2011 menor de 55.

MENOS DEL 20% EN MADRID Y BARCELONA

La pérdida de votantes del PSOE según el tamaño del municipio deja menos diferencias significativas que el voto por edad. Aun así, el descenso es de más de la mitad en todos los segmentos entre el 2008 y el 2016. Los datos de las ciudades de más de un millón de habitantes, Madrid y Barcelona, dejan al PSOE bastante por debajo del 20% en estos municipios. Donde más porcentaje de votantes se ha ido a Podemos y Ciudadanos son los municipios entre 10.000 y 100.000 habitantes (en los que Podemos supera el 20% de antiguos votantes socialistas) y las ciudades de más de un millón.

FORMACIÓN Y FIDELIDAD

En lo que se refiere al electorado según el nivel de estudios con el que cuentan, el PSOE ha conseguido mantener un mayor número de votantes fieles entre aquellos que tienen una menor formación (estudios de primaria o sin estudios), además el descenso se frenó en el 2011 y se ha mantenido el mismo porcentaje de apoyo en el 2016. Conviene tener presente, que los segmentos de población que menos estudios tienen, tanto porque en su momento la educación era obligatoria en un nivel más inferior que al del presente, así como las dificultades que tenía gran parte de los ciudadanos para formarse, coinciden con los votantes de mayor edad, en los que los socialistas mantienen aún un mayor apoyo. Este electorado además está menos informado de la actualidad política que el resto, por lo que todo ello le hace estar más alineado en su voto.

La caída entre los que tienen estudios de secundaria o superiores, supera los 25 puntos porcentuales entre el 2008 y el 2016, superando los 30 puntos entre los que cuentan con estudios de Formación Profesional.

Como ya hemos visto, las cifras de votantes con estudios de primaria o sin estudios que optaron por el PSOE en el 2016 son similares a las del 2011, esto también se ve reflejado si atendemos a los datos de trasvase de votantes, donde en ambos sectores los socialistas mantienen altas tasas de fidelidad de voto entre un electorado más alineado. En cambio, según aumenta el nivel de formación, mayor descenso de fidelidad de voto socialista existe y mayor capacidad de captarlo tienen tanto Podemos como Ciudadanos, que entre los que cuentan con estudios de FP o superiores superan respectivamente el 30% y el 10% de votantes del PSOE del 2011 que optaron por ellos en la última cita electoral.

ESTABILIDAD OBRERA

El PSOE logró desde el 2011 estabilizar el porcentaje de apoyo electoral entre los obreros, tanto cualificados como no cualificados, tras perder en ambos más de 20 puntos en el 2011, quedándose desde entonces en torno al 30%. Tanto en ambas clases medias como en la alta, la caída electoral ha proseguido desde el 2008, superando en todas ellas los 25 puntos y encontrándose tras las últimas elecciones generales en menos del 20%.

Es precisamente entre las clases medias y la alta donde el PSOE pierde más votantes en favor de Podemos y Ciudadanos. Entre los obreros, los socialistas conservan tasas de fidelidad de voto superiores al 65%.

PÉRDIDAS EN LA IZQUIERDA MODERADA

El PSOE sigue manteniendo su cifra de mayores apoyos entre los votantes que se autoubican en la izquierda moderada (3 y 4 en una escala de 10, donde 1 es extrema izquierda y 10 extrema derecha), aunque en ocho años ha perdido más de 30 puntos de este segmento, lo que les ha dejado por encima del 40%. Entre los votantes de extrema izquierda (1 y 2) el apoyo al PSOE descendió más de 40 puntos en ocho años, quedándose por debajo del 20%. Conviene recordar, que en estas posiciones se encuentraN menos votantes que en otras posiciones más moderadas, por lo que cuantitativamente en el cómputo global de votos tiene menor impacto. En cambio, entre los votantes de centro, el apoyo a los socialistas se mantuvo estable a partir del 2011, aunque tan solo con poco más del 10% de votos.

TRANSFERENCIA DE VOTO

La transferencia de voto en las posiciones relativas al 1 y 2 de la escala de autoubicación entre las elecciones del 2011 y del 2016 muestran el amplio trasvase hacia Podemos que supera en más del 40% los votantes socialistas del 2011 que habían optado por ellos. Por Podemos también opta un 30,9% de los electores que se autoubican en el centro de la izquierda (3) y un 16,9% de quienes ocupan la posición 4. Es precisamente en esta posición donde el PSOE es capaz de retener un mayor porcentaje de votantes, ya que casi un 75% de quienes les votaron en el 2011 lo volvieron a hacer en el 2016. Como era también de esperar, es en las posiciones centristas (5) y de centroderecha (6) donde Ciudadanos arrebata el mayor porcentaje de votantes a los socialistas, aunque esta última posición, en términos absolutos no resulta significante, ya que apenas optaban por el PSOE.

En definitiva, tras la desbandada generalizada de votantes socialistas producida en las elecciones del 2011, la caída de 2016 se focaliza en cambio en diferentes segmentos del electorado que han abandonado al PSOE gradualmente. Así, los votantes menores de 55 años, los que tienen estudios de FP o superiores, los que cuentan con un estatus socioeconómico medio o alto, y quienes se posicionan ideológicamente en la izquierda radical o el centro han dejado de confiar y optar por los socialistas en ese periodo electoral.

Coinciden todos ellos, con un trasvase electoral a Podemos y Ciudadanos, que como era de esperar, captan más antiguos votantes socialistas del 2011 en aquellos sectores donde el PSOE menos logra retener, a los que habría que sumar los votantes socialistas del 2008 que en el 2011 ya no optaron por el PSOE y que en el 2016 lo podrían haber hecho por las formaciones de Iglesias y Rivera.

El centrocampista del Manchester United gusta al nuevo técnico y encaja al área deportiva