El Periódico

Jordi Vàzquez

Jordi Vàzquez

Autor de 'El moviment nacional escocès', 'Kurdistan, el poble del sol' y coautor de 'La revolució ignorada'. Miembro fundador de la Plataforma per la Llengua, de Synergia-Bulletin about European Nations y KurdisCat. Editor de 'Help Catalonia'.

Cuatro meses de pesadilla para los oromo de Etiopía

@JordiVazquez

Domingo, 13 de marzo del 2016 - 17:20 CET

El Parlamento Europeo lo ha denunciado. Amnistía Internacional lo ha reportado. Human Rights Watch lo ha condenado. Pero todo ello no ha variado, ni un ápice, la represión del gobierno etíope contra la población oromo. Y ya son cuatro los meses de pesadilla que viven los oromo. Son incontables los casos de denuncia de desaparición, sobre todo de estudiantes, de detenciones arbitrarias y de manifestaciones disueltas mediante una violencia desproporcionada. En Etiopía, el gobierno heredero del régimen marxista-leninista no entiende el monopolio de la violencia como el eje de la balanza. Al contrario, su monopolio de la violencia se utiliza precisamente para decantar la balanza.

Un origen ni etíope strictu sensu

No es la primera vez que los oromo, grupo étnico mayoritario, son objeto de las iras del resto de etíopes. De hecho el mismo término de etíopes resulta borroso. Cuando los oromo llegaron a la actual Etiopía por primera vez desde el sur, el año 1.573, los amhara, tigré o tigriña desarrollaban una civilización heredera del antiguo Egipto y el reino de Aksum. La matriz de dicha civilización era la lengua ge'ez, hoy extinta, y de la que descienden las dos últimas lenguas citadas. Los intereses de los oromo, pastores nómadas animistas, chocaron con esa cultura cristiana ortodoxa y sedentaria.  Una cultura que, al fin y al cabo, permitió a Etiopía ser el único país africano que no se sometió a la colonización europea. Con la salvedad, claro, del breve dominio fascista italiano.

De dictadura en dictadura

Tras siete siglos de convivencia más que difícil, las últimas décadas los enfrentamientos se han recrudecido. La insurgencia del Frente Nacional de Liberación Oromo (ONLF), desde 1971, sirvió para derrocar el régimen marxista-leninista del Derg, hegemónico entre 1974 y 1991, que bebía de un notable supremacismo de los tigre y tigray. Pero cuando éste se derrumbó, en 1991, fue sustituido por un régimen también comunista, basado en Mao y Enver Hoxa, y también basado en las étnias citadas. Para los oromo cambió todo muy poco más allá de una prometida, no cumplida, federalización. El eje del nuevo gobierno tapó su etnocentrismo Trigriña dirigido por el TPLF (Frente de Liberación Popular Trigriña) con unas siglas estéticamente ''pan etíopes'': EPRDF (Frente Democrático Revolucionario Popular Etíope). Pero poco cambió y las tensiones se fueron acumulando, el ONLF fue exterminado a base de matanzas y es hoy un fantasma de lo que fue.

Un alzamiento popular

En noviembre del año pasado, el gobierno etíope, fue un paso más allá en su desprecio hacia esa minoría oromo que habita a las puertas de la capital, Addis Abeba. Con el denominado ''Master Plan', anunció la expropiación de las tierras de los campesinos oromo en los suburbios de la ciudad para ampliar la misma. El plan incluía la expulsión a ninguna parte de la población local. Con pocas posibilidades de evitar dicho plan, pero con poco a perder siendo los parias de la sociedad etíope, los oromo se echaron a las calles. En enero el gobierno anuló el plan però las protestas continúan contra el maltrato de la población oromo. Desde entonces se cuenta más de 200 las personas asesinadas por el gobierno, según HRW. Los detenidos son centenares, quizás miles, pero la opacidad del régimen apenas permite saberlo. Como se desconoce el paradero y la situación de Bekele Gerba, dirigente del Congreso Federalista Oromo, en prisión desde el 23 de diciembre pero aislado del mundo exterior. Un mundo que apenas se interesa de refugiados o guerras cuando los tiene a las puertas. Y los oromo mueren en Etiopía, eso queda lejos.

Su primer agente, Horacio Gaggioli, revela que su llegada al Barça solo se debió a "las circunstancias de la vida"