El Periódico

Entradas para el concierto de Andrea Motis y Juan Chamorro con la Orquestra Nacional Clàssica d'Andorra

Pequeño observatorio

Josep Maria Espinàs

Josep Maria Espinàs

Periodista y escritor

Arias y la llama tranquila

@jmespinas

Martes, 2 de julio del 2013

El periodista Jaume Arias ha explicado a lo largo de decenios la evolución del mundo armonizando cultura y política. Ha estado muy cerca -y la ha explicado- de la evolución, especialmente la europea. Continúa felizmente activo y conserva una sobria elegancia en la explicación de hechos y personajes -ha conocido muchos, y a menudo importantísimos-, incluso cuando ha formulado alguna crítica, siempre discreta.

Hace poco ha hablado de los misiles y de los antimisiles que se van multiplicando, y de la presencia de satélites y otros inventos insospechados que nos vigilan desde las alturas. También se ha referido a China, que ya no está dispuesta a vivir limitada a su milenario imperialismo terrestre. «Ya hace algún tiempo que ha salido al exterior y aspira a compartir dominios del mar, resurgiendo en una intensa ofensiva, esta vez de talante pacífico, influida por la tendencia cultural europeizante».

Arias cita una frase de Jean Jaurès -conoce también muy bien la historia de Francia- que dice esto: «Del pasado, fijémonos en la llama, no en las cenizas». Esta propuesta es muy estimulante, y seguramente acertada. Podríamos hacer una versión que dijera: «Fijémonos en lo que crece, no en aquello que se apaga, que se está secando». Esta es la lucidez que, en mi opinión, hemos de tener -ante la valoración, ante la aceptación- de lo que tenemos a nuestro alrededor. Vivimos un mundo en transición en diversos campos del pensamiento, la cultura, la sociedad humana y la sociedad política.

En el pasado puede que ondease una bandera que ya ha perdido sus colores, un código de ideas que puede haber sido muy útil y muy fructífero pero que ya no es el instrumento necesario para progresar. No podemos vivir de fuegos apagados: hemos de encender otros. Hay que creer en la renovación de la llama capaz de iluminar nuevos caminos por los que sea posible seguir avanzando.