El Periódico de Catalunya

Miércoles 17 enero 2018

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

CIUDAD ON

Rarezas por horas

Internet propone alquileres tan exóticos como un fotomatón, sillas de rueda o unas guirnaldas

Rarezas por horas

Todo el mundo tiene un precio, dicen, aunque no todos comparten esa laxitud en los límites del comportamiento humano. Donde sí se puede alcanzar un consenso de máximos es en la constatación de que la ley de la oferta y la demanda alcanza ya a casi todos los bienes de uso común, incluso aquellos que ya han prestado un largo servicio. Se exhiben en el mercado objetos de segunda mano cuya presencia en el escaparate no hubieran figurado en la mayoría de imaginarios apenas unos años atrás. Sí, en el universo tangible (casi) todo tiene un precio. Y si no lo encuentras en venta, apuesta a que lo hallarás en forma de alquiler.

El listado de objetos en alquiler en el ciberespacio es amplio y heterogéneo, con mención especial para ofertas "encaminadas a las grabaciones” de filmes y espots, tan en boga en Barcelona: coches antiguos, sistemas de sonido e iluminación, carpas, lonas…  “Una baca de coche para transportar equipaje puede costar 10 euros al día”, detalla Toribio. El abanico de precios es tan extenso como la gama de propuestas, como también se puede constatar consultando las propuestas de otros países.

Texto Alternativo

Es posible alquilar un toro mecánico.

“Hay un innegable cambio de mentalidad en la sociedad española que, después de largos años de reticencias, brinda un alto potencial a los objetos de segunda mano. Permite acceder a grandes marcas o a utensilios que se precisan de forma puntual, o no, y a un precio asequible”, expone Beatriz Toribio, portavoz de Vibbo, la web de compra, venta y alquiler de productos de segunda mano. Atestigua que el muestrario de objetos de arrendamiento que ha pasado ante sus ojos supera en ocasiones la categoría de sorprendente. “Nos encontramos casos de un fotomatón, la barra de un bar, sillas de rueda, un toro mecánico e incluso las guirnaldas decorativas para festejos”, enumera. En cuanto a servicios, webs como Eatwith.com promueven cenas de pago para extranjeros en domicilios particulares, con el fin de que puedan conocer las costumbres y la realidad de una ciudad compartiendo mesa y mantel con anfitriones autóctonos. 

PARA ANIMALISTAS Y MELÓMANOS

Office Agents, empresa radicada en Tokio, marcó el rumbo a muchas iniciativas con arrendamientos de pareja o familia postizas para cumplir el trámite en eventos donde el protocolo aconseja acudir acompañado, por unos 250 euros por persona contratada, 125 euros adicionales si se deseaba un discurso "que haga sentirse orgulloso al cliente". Kotaku, otra empresa japonesa, ofrece servicios de "hombres respetables de mediana edad", el perfil ideal para acompañar al usuario a "ver galerías de arte, hablar sobre su vida amorosa o alquilar películas lacrimógenas" por apenas 9 euros la hora.

Texto Alternativo

También diversos modelos de barras de bar.

Japón ha sido también pionero en otras tendencias que pueden resultar excéntricas para la estética occidental, como el alquiler de perros por horas. Las reducidísimas dimensiones de la mayoría de apartamentos del país desaconsejan la adquisición de mascotas, por lo que algunas empresas las ceden temporalmente para el disfrute de los amantes de los canes y la ira de las asociaciones animalistas. Pasar una hora con uno de estos perros cuesta cerca de 35 euros.

También los melómanos se pueden dar el gustazo de una experiencia única aunque sea por un puñadito de horas. El Hotel Four Seasons de Praga ofrece a sus huéspedes una sesión privada en el Teatro Estatal de la capital checa. El privilegiado puede escoger a un máximo de cinco personas que le acompañen para deleitarse con el 'Don Giovanni' de Mozart en la intimidad de esta joya del neoclasicismo centroeuropeo. Darse un gustazo de tal magnitud sin sufrir por la presencia de algún espectador ruidoso tiene un coste de impacto, eso sí: la tarifa es de 60.000 euros, e incluye dos noches de alojamiento en la suite presidencial.