El Periódico

Concierto Beatles

NOBEL DE LITERATURA

10 composiciones icónicas de Dylan

10 composiciones icónicas de Dylan

Jueves, 13 de octubre del 2016 - 21:18 CEST

Las canciones de Dylan trazaron en su día un puente entre el folk y rock’n’roll, pero, además de acuñar un nuevo lenguaje musical, elevaron el listón literario de la música popular. Repasamos diez momentos destacados de la poética dylaniana.

'BLOWIN' IN THE WIND' (1963)

Dylan parte de una letanía con resonancias bíblicas para captar el deseo de cambio y aludir a la voz de los desfavorecidos. La guerra de Vietnam arrecia y la nueva corriente del mundo adquiere una forma telúrica e inevitable. “La respuesta, amigo mío, está soplando en el viento”, sugiriendo que está en todas partes, en el ambiente, y que es a la vez intangible.

'MASTERS OF WAR', (1963)

Uno pieza pacifista que hizo época, inspirada en remotos cantos tradicionales. Dylan recoge sus impresiones sobre la guerra fría y apunta hacia quienes “ajustan sus gatillos para que otros disparen”. Sin piedad: “Y espero que muráis / y que vuestra muerte llegue pronto”, concluye, añadiendo que piensa acudir a la tumba. “Para asegurarme de que estáis muertos”.

'THE TIMES THEY ARE A-CHANGIN' (1964)

La advertencia de que “los tiempos están cambiando” se volvió profecía a medida que el movimiento en pro de los derechos civiles, aliado del folk, marcaba el signo de una era. “Venid, senadores, congresistas, / atended a la llamada / y no os quedéis en el umbral, no bloqueéis la entrada...”, ya que “hay una batalla ahí fuera” y “es atroz”.

'MAGGIE'S FARM' (1965)

El tránsito del Dylan ‘folk singer’ al rockero garajero se expresó en piezas como esta, airada recreación de la canción protesta hasta el extremo que puede interpretarse a su vez como una parodia de ese formato tradicional. Pero su original enfoque, una deformación ridícula de las condiciones de trabajo de la “granja de Maggie”, puede leerse una crítica al sistema laboral.

'LIKE A ROLLING STONE' (1965)

Un himno rabioso sobre una colega de correrías que ha caído desde lo más alto. Quizá fuera la ‘chica Warhol’ Edie Sedgwick, punto nunca confirmado. “¿Qué se siente? Sin tener casa, como una completa desconocida, como una piedra rodante”. La acidez de Dylan ha convertido la pieza en un símbolo de la rebelión asociada a los años 60.

'DESOLATION ROW' (1965)

“Están vendiendo postales del ahorcado / pintando los pasaportes de color marrón”, comienza esta pieza de contornos surrealistas, en las que figuras alegóricas desfilan en un contexto narrativo de calado apocalíptico, vestido con tejidos folk propios de un 'cowboy' siniestro. Considerada un punto de inflexión en su depuración lírica.

'VISIONS OF JOHANNA' (1966)

Dylan desborda su lenguaje lírico en este torrencial fresco psicológico que se mueve entre la carne y el espíritu. “El fantasma de la electricidad aúlla sobre los huesos” de Johanna, quizá Joan Baez, en una de las grandes piezas del doble álbum ‘Blonde on blonde’, que incluye otras muestras trascendentes como ‘Leopard-skin pill-box hat’ y ‘Just like a woman’.

'IDIOT WIND' (1975)

Un Dylan desatado y airado en un texto que cuela mensajes injuriosos en un paisaje lleno de mensajes en clave. “Viento idiota, soplando cada vez que mueves tu boca (...) / Soplando entre las flores de tu tumba”. Jakob Dylan declaró que esa canción reflejaba una conversación entre sus padres, Bob y Sara Dylan.

'HURRICANE' (1975)

Narración que evoca la peripecia del boxeador negro Rubin ‘Hurricane’ Carter, condenado a la cárcel en 1966, en un juicio polémico, tras verse envuelto en un triple asesinato. Dylan, que fue a verle a la cárcel y defendió su inocencia, tuvo que modificar la letra por petición de Columbia para evitar problemas legales. Compuso la pieza con Jacques Levy.

'NOT DARK YET' (1997)

Un Dylan de madurez, que pasa revista a su trayectoria vital sin escatimar reflexiones crudas. “He llegado al fondo de un mundo lleno de mentiras / No busco nada en los ojos de nadie / A veces, mi carta es más pesada de lo que puedo soportar”. Alusiones sarcásticas a la mortalidad. “No está oscuro todavía, pero casi”.

El brasileño marcó un tanto monumental que ha dado la vuelta al mundo