El Periódico

La mejor selección de pisos y casas - Venta de pisos y casas

DIRECTO Sigue al minuto la reunión del comité federal del PSOE

Alonso cierra la pretemporada consciente de que está lejos de los mejores

El bicampeón asturiano afirma que el nuevo McLaren tiene mucho margen de mejora tras los tests de Montmeló

Alonso cierra la pretemporada consciente de que está lejos de los mejores

Fernando Alonso, en Montmeló. 

MIGUEL MARTÍNEZ / BARCELONA

Jueves, 3 de marzo del 2016 - 20:05 CET

A las seis se bajó del coche tras 118 vueltas, diez minutos más tarde atendía a las medios de comunicación, una hora larga de reunión con los ingenieros y hacia el Prat para tomar un avión que le lleve a Asturias, donde a las doce de la noche participa en un programa de Onda Cero. En un descanso de ese frenético final de pretemporada para Fernando Alonso, un ratillo para el análisis, un momento de respiro para echar de menos más días. "Este es un deporte muy especial. Solo puedes entrenar tres días para enfrentarte al inicio de un campeonato del mundo".

Es muy poco para un atleta y se antoja muy escaso para un equipo en progresión, que necesita muchas horas de pista para ajustar todas las novedades de motor y chasis que le hagan olvidar la peor temporada de su historia. Todo son mejoras en McLaren respecto al año pasado, eso es obvio, tras acabar penúltimos en el 2015, pero ¿hasta dónde podrán llegar en el 2016? "El balance es positivo. Hay que esperar a ver dónde estamos cuando lleguemos a Australia. Son test y es imposible sacar muchas conclusiones, pero por lo menos hemos podido rodar con cierta normalidad. Salvo un día con solo tres vueltas, los tres restantes cubrí más de 100".

COCHE JOVEN

Aun así es poco, muy poco para un equipo que estrena motor, recuperadores de energía, chasis, sistema de suspensión, aerodinámica… "Hay cambios fundamentales en el diseño del motor respecto al año pasado, sobre todo para mejorar la fiabilidad. El año pasado gastamos 12 motores para acabar y eso es impensable que se pueda repetir. Tocamos madera. En cuanto a prestaciones, hay que ver dónde están nuestros rivales, pero supongo que estaremos un poquito por detrás aún".

Alonso fija la clasificación de Australia para determinar dónde está realmente el nuevo MP4/31, pero quizá ni siquiera sea representativa en un equipo que está llamado a mejorar en cada carrera por la excesiva juventud de su coche. "Hemos traído unas mejoras para estos test, algunas han ido bien y otras necesitan un poquito más de tiempo y para Australia hay bastante que hacer. Respecto al año pasado hemos dado muchas más vueltas, pero en prestaciones nos queda bastante para estar donde queremos estar. Allí tendremos las respuestas".

PRESIONES ALTÍSIMAS

El objetivo realista de McLaren será luchar por la quinta o sexta plaza del mundial de constructores, o lo que es lo mismo, en condiciones normales, y al menos en la primera carrera de Australia, Alonso peleará contra ocho, diez o doce coches más rápidos. No es la situación que le gustaría, tampoco es el campeonato que más le atrae en general.

“Yo creo que no le gusta a nadie, para empezar. Igual le gusta a Hamilton y Rosberg ahora, pero si ves las reuniones que hacemos o cuando damos la vuelta en el autobús los domingos, hablamos de lo mismo, que no nos gusta a nadie. Son coches tremendamente lentos, con neumáticos difíciles de entender, con presiones altísimas que reducen aún más las prestaciones. Es una F-1 diferente y más aburrida a la hora de conducir. Y para el espectador, las audiencias tampoco engañan, las audiencias siguen bajando y bajando y cuando hay algo que funciona y que es fácil de entender, pues se intenta cambiar. Es un poco contra sentido y espero que encontremos la dirección justa para este deporte”.

Laporte, defensa del Athletic, fue uno de los jugadores más deseados en este mercado de verano

El delantero del Real Madrid Cristiano Ronaldo está muy molesto por las críticas que ha recibido por su rendimiento en los primeros partidos de la temporada. No entiende que se le discuta y que algunos osaran dar por hecho que estaba acabado