El Periódico

Venta anticipada Raimon en el Auditori 2015

Joaquín Romero

Periodista

El comisario Almunia

@JoaqunRomero

Jueves, 14 de junio del 2012

Joaquín Almunia es un político de larga trayectoria. Con 34 años ocupó su primer ministerio, el de Trabajo, con Felipe González de presidente y después ha desempeñado muchos cargos, entre ellos el de cabeza de lista del PSOE en el 2000. Exiliado en Bruselas desde el 2004, cuando sustituyó a Pedro Solbes en la Comisaría de Economía, desde hace dos años es vicepresidente y titular de la Competencia.

No se puede decir que sus declaraciones sobre España durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, especialmente cuando arreció la crisis, fueran benévolas. En los medios socialistas siempre se le echaba en cara la crudeza de sus juicios respecto de la política económica del Gobierno español. Esas críticas no olvidaban que el PSOE había bajado con él a 125 escaños y que su sucesor, sin embargo, consiguió llegar a la Moncloa.

Es cierto que en estas últimas semanas ha frecuentado peligrosamente los medios de comunicación ejerciendo un delicadísimo equilibrio entre su papel de comisario europeo y el de socialista español. Quienes le hayan seguido recordarán que hace unos días consideró poco afortunada la frase de Cristóbal Montoro sobre los hombres de negro de la Comisión Europea. Una calificación incluso elegante, pero que venía de un comisario español.

Mañana será recibido por Mariano Rajoy en la Moncloa, y a tenor de las declaraciones de los portavoces del PP, no parece que el presidente del Gobierno vaya a felicitarle. Ahora le acusan de desleal y de haber dicho que una de las entidades intervenidas por el FROB tendrá que desaparecer, una afirmación que no le corresponde a él, sino a la agencia Reuters, que últimamente ha cosechado varios aciertos en sus informaciones sobre nuestra economía. Almunia dijo sin cortarse que, por la experiencia del pasado, cuando la inyección de capital público que precisa un banco supera al de su liquidación lo normal es que desaparezca. Vamos, que las quiebras son quiebras, no suspensiones de pagos.

El Gobierno del PP se va a quedar sin representante en el BCE, dado que a José Manuel González-Páramo se le agota el mandato y Rajoy no ha podido quedarse con la plaza. El único comisario español es socialista, pero prácticamente acaba de empezar un mandato que dura hasta el 2015. No sería de extrañar, visto cómo actúa el PP en Europa, que intente desplazarlo para poner a un hombre de su cuerda. Y para conseguirlo tendrá que dar otro espectáculo como el del fin de semana pasado con el rescate, un terreno en el que parece que se mueve con soltura.

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario