El Periódico

La UE y la OTAN acusan a Moscú de empeorar la crisis de refugiados

Las instituciones alertan de que la intervención militar rusa en Siria empuja a miles de personas hacia la frontera con Turquía y a Europa

La Alianza Atlántica recibe con extremada cautela la petición de Berlín y Ankara de implicación en la gestión migratoria

La UE y la OTAN acusan a Moscú de empeorar la crisis de refugiados

AP / BUNYAMIN AYGUN

Miles de refugiados sirios se agolpan en la frontera con Turquía, huyendo de los bombardeos del Ejército de Asad y de Rusia para recuperar Alepo.

SILVIA MARTINEZ / BRUSELAS

Martes, 9 de febrero del 2016 - 18:09 CET

La última oleada de refugiados que intentan escapar de Siria hacia Europa víaTurquía esconde un responsable y se llama Rusia. La acusación la han lanzado este martes tanto el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, como el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. “Las acciones de Rusia en Siria están haciendo que una situación ya de por sí muy mala empeore”, alerta el dirigente polaco. “Están empujando a decenas de miles de personas hacia la frontera de Turquía y haciendo una crisis humanitaria desesperada todavía más desesperada e incluso peor”, añadía el líder de la Alianza Atlántica que este miércoles estudiará durante un encuentro ministerial de defensa la propuesta lanzada el lunes por Ankara y Berlín de implicar al bando aliado en la crisis de refugiados.

Ambos dirigentes europeos insisten en que la ayuda que el Kremlin está prestando “al régimen asesino de Assad” (Bashar) -como lo ha calificado Tusk-, bombardeando posiciones de la oposición, está agudizando el problema. “Como consecuencia de la campaña militar rusa, el régimen está ganando terreno y la oposición moderada siria perdiendo y miles de refugiados están saliendo hacia Turquía y Europa”, advertía el presidente de la UE tras un encuentro con el primer ministro de Georgia, Giorgi Kvirikasvili. “Los intensos ataques aéreos rusos, principalmente contra las fuerzas de oposición, están socavando los esfuerzos”, lamenta Stoltenberg que ha vuelto a recordar que nadie quiere una nueva guerra fría con Rusia.

Pese a esta constatación, el apetito en el seno de la Alianza Atlántica por implicarse en la gestión de los flujos migratorios no parece de momento muy grande. La canciller alemana Angela Merkel y el primer ministro turco, Ahmed Davutoglu sorprendieron a todo el mundo el pasado lunes desde Ankara anunciando su intención de solicitar la implicación de la OTAN en la gestión de un flujo migratorio que sigue sin control y desbordando a los países de la UE.

“La crisis de refugiados nos preocupa enormemente” y “nos tomaremos muy en serio la petición de Turquía y otros aliados” pero “espero que el ministro turco nos de más detalles”, respondía el secretario general aliado que este martes ha tenido un primer contacto con los ministros de defensa de Alemania y Turquía.

POCO ENTUSIASMO

La idea, de momento, no ha generado un excesivo entusiasmo dentro de la Alianza y sí muchos interrogantes. Por ejemplo, qué tipo de implicación sería, durante cuánto tiempo estaría en marcha y en qué ámbitos. “El tono prudente responde a que Alemania y Turquía no han presentado ningún plan concreto. No descarto nada pero hasta no conocer mejor la propuesta es difícil presuponer cual va a ser la respuesta. La vigilancia aérea no aporta nada porque Turquía sabe perfectamente qué movimientos de población producen. "¿Algún tipo de despliegue marítimo que cumpla una misión determinada?. Podría ser”, explica un alto diplomático aliado.

Algunas delegaciones como la española dudan abiertamente de que la implicación de los aliados pueda dar un resultado eficaz. “No veo cómo puede la OTAN contribuir de una forma eficaz a esta crisis.Creo sinceramente que Europa tiene capacidades suficientes y estructura suficiente desde el punto de vista colectivo y de todos los Estados miembros para hacer frente a esta cuestión”, decía el ministro Pedro Morenés en un encuentro con medios de comunicación en Madrid.

Estados Unidos va más lejos y recuerda que la responsabilidad de gestionar este problema es directamente de la Unión Europea. “Es una cuestión que debe ser abordada a una millas de aquí, en la sede de la Unión Europea aunque no significa que la OTAN no pueda hacer una evaluación” y “proporcionar asistencia” pero “la responsabilidad principal no es de la OTAN sino de la Unión Europea”, zanjaba su embajador Douglas Lute. Tanto él como Stoltenberg han recordado que la Alianza ya ha reforzado el paquete de medidas de apoyo a Ankara y que Estados Unidos ha solicitado a la OTAN la utilización de aviones de vigilancia Awacs de la Alianza para apoyar a la coalición internacional contra el Estado Islámico. La petición será estudiada este miércoles.

El buen partido de Samuel Umtiti ante el Betis dejan en interrogante quién será la pareja de Piqué en el eje de la defensa

El técnico puso en duda el compromiso del delantero, al que dejó en la grada en Ipurua