El Periódico

El fin del cavaquismo, el final de una era

El relevo en la jefatura del Estado cierra una época, con la retirada de la vida política de Cavaco Silva

El fin del cavaquismo, el final de una era

AP / ARMANDO FRANCA

Cavaco Silva, el 6 de octubre, después de reunirse con Passos Coelho. 

ANTONIO ACEDO MORENO / LISBOA

Sábado, 23 de enero del 2016 - 20:33 CET

Las presidenciales portuguesas de este domingo supondrán el fin de una era en la política del país debido a la 'jubilación' de Aníbal Cavaco Silva, quien no puede presentarse a la reelección tras agotar los dos mandatos en el cargo que permite la legislación.
A sus 76 años, Cavaco Silva es una de las figuras clave desde la llegada de la democracia a Portugal, ya que fue primer ministro durante una década (1985-1995) y ha sido jefe del Estado durante otros diez años (2006-2016).

Liberal en lo económico, fervoroso católico en lo moral, como jefe del Estado mantuvo enconados desencuentros con el exprimer ministro socialista José Sócrates, además de haberse opuesto a medidas como la despenalización del aborto y el matrimonio homosexual. A partir de 2011 lidió con otro jefe de Gobierno, Pedro Passos Coelho, líder del que fuera su partido, el Social Demócrata (PSD, de centro derecha). Pese a no tener demasiada sintonía personal, respaldó su estrategia de aplicar severas medidas de austeridad. 

Durante los últimos meses Cavaco Silva estuvo en el centro de todas las miradas debido a que entre sus funciones está la de decidir a quién encarga formar Gobierno. La victoria conservadora en las urnas, aunque sin mayoría absoluta, le llevó a permitir la investidura de Passos Coelho  como primer ministro. Sin embargo, el acuerdo entre todas las fuerzas de izquierda permitió hacer caer el Ejecutivo en el Parlamento y "forzó" al presidente a aceptar al socialista António Costa primer ministro .

En el momento de su despedida, Cavaco Silva dice adiós en su peor momento, con su popularidad por los suelos. El último sondeo, publicado a principios de enero, lo colocaba por detrás de todos los líderes partidarios y en negativo.

TEMAS

La Fiorentina no está en disposición de pagar los ocho millones que el FC Barcelona pide por Cristian Tello y está dispuesta a un cambio con Mario Gómez

El defensa Aleix Vidal mantuvo una tensa reunión en el mes de abril con su entrenador Luis Enrique para aclarar conceptos y pedir explicaciones del por qué no estaba jugando ni entrando en las convocatorias