El Periódico

LA NUEVA ADMINISTRACIÓN ESTADOUNIDENSE

El candidato de Trump para sustituir a Flynn al frente de la seguridad nacional rechaza la oferta

El máximo enemigo de la Agencia de Protección Medioambiental será su próximo director

  • El candidato de Trump para sustituir a Flynn al frente de la seguridad nacional rechaza la oferta

    AP / SUSAN WALSH

    Trump, durante su visita a las instalaciones de Boeing, en North Charleston (Carolina del Sur), junto al gobernador Henry McMaster (izquierda), este viernes.

  • El candidato de Trump para sustituir a Flynn al frente de la seguridad nacional rechaza la oferta

    REUTERS / KEVIN LAMARQUE

    Trump pronuncia un discurso en su visita a las instalaciones de Boeing, en North Charleston (Carolina del Sur), el 17 de febrero.

  • El candidato de Trump para sustituir a Flynn al frente de la seguridad nacional rechaza la oferta

    REUTERS

    El vicealmirante Robert Harward en Afganistán en enero del 2011.

Viernes, 17 de febrero del 2017 - 10:25 CET

En plena resaca de una de las conferencias de prensa más surrealistas que se hayan visto nunca a cargo de un presidente de Estados Unidos, Donald Trump viajó el viernes hasta Carolina del Sur para escapar del ambiente opresivo que le rodea en Washington y encontrar un poco de calor entre los trabajadores de una fábrica de Boeing. Por más que dijera el jueves que su Gobierno funciona como “una máquina bien engrasada”, el neoyorkino no deja de toparse con nuevos contratiempos. El vicealmirante retirado Robert Harward rechazó el jueves su oferta para reemplazar a Michael Flynn como asesor de seguridad nacional, después de que este último se viera obligado a dimitir por mentir sobre sus contactos con Rusia.

El veterano militar, que trabaja actualmente como ejecutivo para la compañía aeroespacial y armamentística Lockheed Martin, expuso motivos familiares y financieros para declinar la oferta del presidente. “Este trabajo requiere 24 horas al día, siete días a la semana, de concentración y compromiso para hacerlo bien. En estos momentos no puedo asumir ese compromiso”, dijo en un comunicado. Fuentes cercanas a Harward, sin embargo, han explicado a la prensa estadounidense que su rechazo se debería a que no se le permitió formar el equipo que quería y a las dudas sobre sus competencias de mando. Un amigo suyo le ha dicho además a la CNN que desconfiaba del caos imperante en la Casa Blanca.

La Casa Blanca niega un plan para desplegar al Ejército contra los inmigrantes

La Casa Blanca ha negado este viernes que esté contemplando una propuesta para desplegar a 100.000 soldados de la Guardia Nacional en distintos estados del país con el fin de arrestar a los inmigrantes indocumentados y deportarlos. "No hay ninguna intencion de hacerlo", ha dicho el portavoz, Sean Spicer. Pocas horas antes, Associated Press había publicado que ese plan, detallado en un documento de 11 páginas, fue discutido por la Administración de Trump la semana pasada. Según el artículo, la iniciativa proponía desplegar a los soldados en todos los estados fronterizos con México, pero también en otros con un elevado número de inmigrantes.

Harward conocía bien el cargo, después de haber formado parte del Consejo de Seguridad Nacional de George W. Bush, y estaba también muy familiarizado con las operaciones de EEUU en Oriente Próximo, ya que fue el lugarteniente del actual secretario de Defensa, James Mattis, en su época al frente del Comando Central del Ejército. Por el momento, el puesto continúa de forma interina en manos del general Keith Kellog, uno de los nombres que se barajan para ocuparlo de forma permanente junto al excomandante supremo de la OTAN en Europa, James Jones, y el exdirector de la CIA David Petraeus.

La Casa Blanca tiene un grave problema de comunicación, derivado de las impulsivas diatribas del presidente, pero también de la tendencia de su equipo de asesores a contradecirse entre ellos o a inventarse la realidad, como esas masacres terroristas que nunca existieron. En lo que parece un intento de poner orden en el discurso oficial, varios medios informan de que Trump ha escogido a un veterano estratega republicano, Mike Dubke, para ser el próximo director de comunicaciones de la Casa Blanca. Dubke pertenece a la rama del 'establishment' conservador y su elección se considera un triunfo del sector pragmático de la Administración, encabezado por el jefe de gabinete, Reince Priebus.

El Senado ha confirmado además este viernes a Scott Pruitt, el exfiscal general de Oklahoma escogido por Trump para gestionar la Agencia de Protección Medioambiental (EPA). Su nominación había despertado una enorme oposición porque Pruitt ha dedicado su carrera a combatir las regulaciones de la misma agencia que ahora dirigirá, pero le han bastado los votos republicanos en la Cámara alta para prevalecer. Los demócratas pretendían retrasar el voto, ya que un juez acaba de obligar a Pruitt a hacer públicos los miles de correos que intercambió con la industria del gas y el petróleo, de la que recibió además generosas donaciones. Muchos lo consideran una marioneta de las industrias fósiles.

En la presentación del acuerdo entre el Real Madrid y Telefónica, el presidente blanco reivindicó los principios del club