El Periódico

Concierto Beatles

CAMINO A LAS URNAS

Pablo Iglesias mete en campaña el debate sobre los deberes en primaria

"Pensamos que no tiene que haber deberes en primaria", dijo el líder de Podemos a los niños que le entrevistaron en Tele 5

Pablo Iglesias mete en campaña el debate sobre los deberes en primaria

MEDIASET

Pablo Iglesias, con los niños que lo entrevistaron en '26-J. Quiero gobernar', en Tele 5.

MONTSE BARAZA / BARCELONA

Miércoles, 1 de junio del 2016 - 10:18 CEST

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, que copó el 'prime time' de la noche del martes apareciendo en Tele 5 y Antena 3 en sendos programas conducidos por Ana Rosa Quintana y Susanna Griso, ha introducido en campaña el polémico debate de los deberes en educación primaria. Lo hizo ante los cuatro niños que le entrevistaron en el programa '26J. Quiero gobernar' de Tele 5. A las preguntas de los pequeños entrevistadores, Iglesias afirmó que Podemos lleva en su programa electoral la supresión de los deberes en primaria. "Hay una cosa en el programa que a lo mejor os gusta, pensamos que no tiene que haber deberes en primaria", dijo para regocijo de los niños, de entre 6 y 11 años. "Si dices eso, te votamos", le respondieron.

De esta manera, Podemos se posiciona sobre un debate que enfrenta a partidarios y detractores de los deberes. Un reciente estudio de la OMS alertaba de los riesgos que suponen para los niños las tareas escolares. Así, según este estudio el estrés que provocan las tareas escolares causa dolores de cabeza, abdominales y de espalda, además de nervios, tensión y tristeza. Igualmente, los deberes son un componente de desigualdad entre los alumnos ricos y los alumnos pobres, según advierte también la OCDE. Esto plantea la cuestión de quién hace los deberes ya que se ha detectado que son muchos los progenitores que en alguna ocasión han hecho los deberes de sus hijos para descargarles de trabajo. Recientemente, una campaña en Change.org reclamaba una racionalización de las tareas escolares.

PROHIBIR NO ES LA SOLUCIÓN

Pero también hay educadores y pedagogos que defienden la bondad de los deberes."Prohibir los deberes no es la solución. La mayoría de prohibiciones acosumbran a generar situaciones extremas que no son recomendables", afirma el profesor de Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación Albert Sangrà. Según este experto, los deberes pueden ser útiles en determinadas circunstancias, siempre que el entorno familiar sea propicio, como por ejemplo para reforzar y recordar lo que el niño ha aprendido, para que los padres vean lo que trabajan sus hijos en la escuela o para generar un espacio de diálogo a partir de las dudas que puedan tener los niños.

Guillermo Bautista, también profesor de Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación, tampoco es partidario de "anular" los deberes, pero sí de huir del modelo actual. "Se deben poder incluir ratos de actividad en casa, pero no en forma de hojas llenas de divisiones o actividades de libros de texto", explica. Como alternativas a estas tareas tradicionales escolares propone, por ejemplo, enseñar a los niños a hacer una tortilla, a planchar o a inventarse una historia sobre algún tema de actualidad. Estas actividades alternativas, subraya Bautista, "permiten fomentar una formación más integral y el desarrollo de responsabilidades". En este sentido, insiste en que no se deben dejar en manos de los niños y sus familias los contenidos curriculares más clásicos que no se hayan podido trabajar en la escuela, porque ello desvirtúa el objetivo fundamental de la educación y convierte el espacio de trabajo en casa en un momento de angustia.

TIEMPO "RAZONABLE"

Estos expertos coinciden en que lo importante, se llamen como se llamen estas tareas en casa, es determinar el objetivo y que el tiempo que dediquen los niños a ello sea "razonable". Los alumnos españoles de 15 años (ESO) dedican 6,5 horas diarias a la semana a hacer deberes en casa. Son 2,5 horas más de las 4 que recomienda la OCDE. Para Bautista, este tiempo de actividades en casa debe ser un tiempo que no genere angustia,ni quite horas de sueño ni tiempo para otras actividades, como el deporte. "El tiempo para el ocio, el juego y el entretenimiento con la familia y los amigos también puede dar muchas oportunidades de aprendizaje", subraya.

Para Sangrà, todo lo que supere una hora de deberes añadida al horario escolar es excesivo hasta los 12 años. "Y en edades más avanzadas tampoco hemos de sacrificar el tiempo libre y de descanso de los alumnos", añade.

El crack barcelonista considera que su compatriota encajaría perfectamente en el equipo