El Periódico

42º CONGRESO DEL SINDICATO

Méndez reconoce "opacidad" de UGT bajo su mandato

El líder saliente defiende la Constitución y dice que el derecho a decidir es del "conjunto de los trabajadores españoles"

Lamenta que aún no haya un Gobierno de izquierdas y censura las descalificaciones de Podemos

Méndez reconoce "opacidad" de UGT bajo su mandato

DAVID MUDARRA

Pedro Sánchez (izquierda) saluda a Cándido Méndez en el congreso de la UGT en Madrid.

Miércoles, 9 de marzo del 2016 - 21:23 CET

Cándido Méndez se ha despedido de 22 años como máximo responsable de la Unión General de Trabajadores (UGT) reconociendo que en los últimos años de su mandato ha habido “opacidad” y “falta de transparencia”, así como un cierto relajo en el trabajo sindical. El sindicalista que más gobiernos de distinta ideología ha conocido y con los que ha negociado, ha reclamado que con urgencia se acabe con el vacío político al tiempo que ha descargado sus críticas al PP por la gestión de la crisis y a Podemos, sin citarlo, por sus formas en la negociación del futuro Ejecutivo.

Con un discurso de despedida menos vibrante y político en otras ocasiones, como si fuera el prólogo de su nueva etapa vital que él reivindicó como la del “derecho al aburrimiento”, Méndez ha dejado caer algunos mensajes tanto para los políticos como para los que compiten en este congreso por la sucesión.

DEFENSA DE LA CONSTITUCIÓN

Méndez ha hecho una defensa de la Constitución que puede interpretarse como una carga de profundidad hacia Josep Maria Álvarez al que desde un sector del sindicato busca desautorizar por su defensa del derecho a decidir.

El secretario general saliente ha enfatizado que la Constitución es “magnifica” con la que se siente “protegido”, entre otras cosas porque incorpora el derecho de huelga y es de las pocas que reconoce el papel de los sindicatos y de la negociación colectiva. Sin hacer referencia alguna a las diferencias de identidad territoriales, Méndez ha dejado claro que cualquier modificación debe hacerse “dentro” de la Constitución y con la participación del “conjunto de los trabajadores españoles.”

Con quien ha sido muy duro sin ocultar siglas es con el PP y sobre todo con el Gobierno de Mariano Rajoy que “defraudó” a los ciudadanos por aplicar unas medidas que no figuraban en su programa electoral y que en su opinión “agravaron la situación económica más allá de la imposición de Bruselas.” Y esa, dijo, “es una causa de la desafección política”.

Lejos de la autocritica profunda, Méndez ha defendido la honorabilidad de los militantes y afiliados y ha apuntado algunos agujeros que su sucesor tendrá que corregir. En este sentido ha señalado “cierro relajamiento” en el trabajo sindical ya que UGT ha perdido el 3% de representación en las elecciones sindicales.

Cara al futuro ha defendido la renovación de las estructuras para hacerlas más agiles y un comportamiento ético de los afiliados. “La UGT puede fallar en la firma de un convenio, pero no en la gestión de los fondos públicos” ha manifestado.

Las claves

  • Renovación: La agrupación de tres federaciones, la limitación de mandatos y el acercamiento a las pymes y parados son las líneas de acción para el futuro.
  • Liderazgo: Por primera vez, hay tres aspirantes a sustutir al secretario general: Josep Maria Álvarez, Miguel Ángel Cilleros y Gustavo Santana
  • Mensaje: Méndez defendió la necesidad del sindicalismo y de que los trabajadores se impliquen en la defensa de sus derechos.

SIN DESCALIFICAR

Méndez ha expresado con claridad su desacuerdo con la falta de un Gobierno de izquierdas aunque ha dejado claro a quién hace responsable. Por ello ha puesto como ejemplo el diálogo y la negociación entre los sindicatos y las patronales. “Nunca hubiéramos llegado a un acuerdo en materia de salario si hubiéramos empezado descalificándonos. Normalmente esto no funciona”, ha afirmado, al tiempo que ha destacado que es tiempo de pactos y "no de levantar muros".

En el auditorio en el que se ha inaugurado el 42º congreso de la UGT se respiraba un final de etapa. Fueron muchos los que acudieron a despedir al líder de UGT que han tenido enfrente en la negociación o al lado a la hora del pacto. Entre ellos, la ministra de Empleo Fátima Báñez, los dirigentes empresariales Juan Rosell y Antonio Garamendi, el líder del PSOE Pedro Sánchez, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Congreso Patxi López y la presidenta de la Comunidad de  Madrid, Cristina Cifuentes. De entre todos Méndez ha tenido una mención especial para el que le dio el relevo, Nicolás Redondo, y para quien ha sido uno de sus compañeros de fatigas y al que él llama amigo, el líder de CCOO, Ignacio Fernández Toxo.

Los aspirantes toman posiciones

Antes de comenzar el congreso, los tres aspirantes a dirigir el sindicato esbozaron lo que será su programa cuando el viernes presenten las candidaturas.

JOSEP MARIA ÁLVAREZ : “NO HABRÁ DIVISIÓN”

El líder de la UGT de Catalunya se presenta como uno de los abanderados de la renovación no tanto por las diferencias de acción del sindicato como por las críticas a cómo Cándido Méndez ha ejercido la dirección. “Creo que no hemos hecho todo lo que teníamos que hacer”, ha comentado antes de iniciarse el congreso, y ha lamentado que se haya utilizado su defensa del derecho de los catalanes a decidir su futuro como arma arrojadiza contra su candidatura. “Ese tema para nosotros no tiene ninguna importancia”, ha señalado. Respecto a la posibilidad de que la presentación de varios candidatos suponga una fractura de la central, ha afirmado: “El sindicato no va a acabar dividido”.

MIGUEL ÁNGEL CILLEROS: TRANSFORMAR, NO REINVENTAR

Trabajador de Renfe, de 53 años, parte con la etiqueta de que es el candidato preferido de Méndez, pero él se ha definido “igual de oficialista e igual de alternativa” que los otros dos candidatos y ha recordado que, como ellos, ha sido “parte cómplice de la gestión de la última etapa” de la central. “Vengo a transformar, a rearmar, no a reinventar una organización con 128 años de historia. Tenemos que ser conscientes de asumir responsabilidades y exigirlas”, ha señalado antes de iniciarse el congreso.

GUSTAVO SANTANA: DAR VOZ A LOS AFILIADOS

Canario, de 40 años recién cumplidos, es el que por edad representa mayor renovación. Este trabajador social apenas lleva un año como secretario general del sindicato en Canarias pero quiere que la central se abra a los afiliados y que sean ellos y no solo los delegados sindicales en las empresas, los que impulsen la acción sindical. Entre otras cosas defenderá en el congreso la necesidad de que haya unas primarias para la elección de cargos y que se reduzca del 25% al 10% los avales necesarios para presentarse a los órganos de dirección.

TEMAS

Un bufete de abogados es quién proporciona la dirección de las empresas de los clientes de Jorge Mendes