El Periódico

Venta entradas Los Secretos cabecera

desconcierto por el principio de acuerdo energético

Las eléctricas se aliaron con Industria contra las renovables

Las empresas acogen con un gran enfado el pacto entre el PP y el Gobierno

El sector cree que el almacén de residuos nucleares irá a Valencia o Castilla y León

P. ALLENDESALAZAR / Madrid
O. GRAU / Barcelona

Sábado, 26 de junio del 2010

Planta solar fotovoltaica en la localidad de Beneixama (Alicante)

El principio de acuerdo en materia energética entre el Gobierno y el PP ha generado una oleada de «incertudumbre y malestar» en el sector. Además de por la suspensión de la subida de la tarifa, las grandes eléctricas están muy enojadas porque el Ejecutivo haya aplazado el recorte de las primas a las renovables que iba a aprobar antes del 1 de julio.

Sobre todo porque el Ministerio de Industria pidió hace tiempo a las principales compañías del sector que «presionaran» públicamente para que se rebajaran los incentivos a la energía solar, particularmente a la fotovoltaica. Así lo confirmaron ayer varias fuentes empresariales, que puntualizaron que ya lo estaban haciendo antes de recibir la petición por su propio interés.

El ministerio lo negó. Tiene el mismo sentido, argumentó, que decir que Industria alienta a las renovables para atacar a las hidroeléctricas y a las nucleares, que las compañías verdes juzgan amortizadas.

BORRADOR / Lo cierto, en cualquier caso, es que la expansión de las renovables resta peso a energías tradicionales que son clave en los resultados de las grandes eléctricas. Industria también está interesada en acotarlas, pues estima que las primas están generando una burbuja (alcanzaron los 6.200 millones en el 2009).

Este volumen, defiende Industria, provoca un desequilibrio en el peso de las distintas fuentes en la producción eléctrica. Y ensancha el ya de por sí enorme déficit de la tarifa (diferencia entre los costes del sistema y los ingresos de las eléctricas), que podría superar los 20.000 millones de euros al final de este año.

Industria ya había ultimado un acuerdo con el sector eólico y el de la energía solar térmica. Según fuentes del sector, incluso había un borrador de nota de prensa conjunta. Al Ejecutivo le faltaba alcanzar un acuerdo con las fotovoltaicas, aunque pensaba aprobar el recorte de las primas con o sin acuerdo. El pacto con el PP lo ha paralizado todo.

La otra gran decisión que se esperaba para estos días pero ha quedado aplazada sine die es la ubicación del Almacen Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares. El Ejecutivo y el PP han acordado consensuar la decisión. En el sector se estima que este pacto favorece a Zarra (Valencia), ya que el Gobierno autonómico de la comunidad, del PP, ha sido el único que no se ha opuesto a acoger la instalación.

BENEFICIADOS/ También podría beneficiar a Santervás de Campos y Melgar de Arriba (Valladolid) o a Congosto de Valdavia (Palencia). La situación, en este caso, es más compleja, ya que la Junta de Castilla y León ha condicionado su apoyo a que el Gobierno revoque el cierre de la central nuclear de Garoña (Burgos).

El líder del PP, Mariano Rajoy, condicionó ayer su apoyo a un pacto de Estado a que se anule la decisión, se amplie la vida útil de las centrales, e incluso se permita construir nuevas plantas. La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, criticó que se impongan «condiciones tan radicales» para el pacto. «No es un buen síntoma» sobre sus intenciones, remachó.

Tuve la oportunidad de ver in situ el trabajo de Juan Carlos Unzué en el Numancia y su entrega a la profesión es máxima.