El Periódico

AVANCE EN UNA UNIVERSIDAD CATALANA

Científicos de la Pompeu crean un sistema celular vivo capaz de tomar decisiones complejas

El hallazgo podría tener aplicaciones industriales y biomédicas

Células modificadas con ingeniería genética pueden conseguir sistemas biológicos interconectados

AGENCIAS / Barcelona

Miércoles, 8 de diciembre del 2010 - 20:04 CET

Eulàlia de Nadal, Ricard Solé, Francesc Posas, Sergi Regot, Javier Macia y Núria Conde, de izda a dcha, el grupo de investigadores de la Universitat Pompeu Fabra.

Un grupo de investigadores de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona ha creado un sistema celular vivo capaz de interpretar y tomar decisiones complejas según patrones previamente determinados y programados, lo que podría tener aplicaciones industriales y biomédicas.

Según un estudio que publica la revista Nature, este grupo de científicos, liderados por Ricard Solé y Francesc Posas, ha logrado demostrar que, mediante múltiples combinaciones de células modificadas con ingeniería genética, se pueden conseguir sistemas biológicos con capacidad de decisión según criterios predefinidos.

Este trabajo significa, según sus autores, un importante avance en el campo de la biología sintética, disciplina científica que persigue la creación o modificación de microorganismos a la carta con el objetivo de que hagan algo que de manera normal no harían.

Hasta ahora, las investigaciones habían ido encaminadas a la creación de células que pudieran tomar de manera individual decisiones muy complicadas, lo que se ha demostrado difícil, de ahí que este equipo de científicos decidiera construir un conjunto de células mucho más sencillas pero que se comunicaran entre ellas.

Asociación entre células

Se trata de un conjunto de células que "hablan entre sí, que colaboran como un equipo y que, al final, pueden tomar decisiones mucho más complejas que si lo hicieran de manera individual", según ha explicado a la Agencia Efe el director de la Unidad de Señalización Celular, Francesc Posas, de la citada universidad.

La idea, ha continuado este investigador, es que un experto pueda programar las células y que éstas hagan algo que pueda ser de interés. En este sentido, el funcionamiento, si bien más sencillo, es como el de un ordenador: "un microorganismo toma decisiones de manera autónoma pero basándose en instrucciones previas, programadas".

Posas y Ricard Solé han señalado que las posibilidades de este hallazgo son enormes. Así, en un futuro, si bien hay que seguir investigando, estos sistemas celulares vivos podrían tener aplicaciones industriales o biomédicas. En cuanto a las aplicaciones biomédicas, Posas ha detallado que el cuerpo humano depende del balance de un conjunto de factores que deben estar en equilibrio, por ejemplo la glucosa e insulina.

Producir una hormona

En este sentido, para explicar la aplicación de esta nueva técnica, el investigador catalán ha descrito una hipótesis: existe una persona con una deficiencia o problema médico por la falta de la producción de una hormona determinada y este sistema celular vivo está programado justamente para producir esa hormona, y lo hace.

"La potencialidad es muy grande, pero este trabajo solo demuestra que se puede hacer", ha remachado Posas, quien, no obstante, ha recordado que hace 50 o 60 años en el mundo de la electrónica aparecieron los primeros circuitos y todo el mundo se preguntaba para qué iban a servir, y ahora es raro que un hogar no esté lleno.

Capacidad de computación

Precisamente, en la electrónica, la conexión se consigue mediante cables que transmiten la electricidad entre elementos separados en el espacio, cosa que no se podía reproducir en un sistema vivo. Por eso habían fracasado hasta ahora los intentos y no se había alcanzado uno de los objetivos de la biología sintética: Conseguir una capacidad de computación compleja.

En este trabajo se ha resuelto este problema, ya que se ha logrado la creación de un conjunto de células capaces de detectar e interpretar señales y que se pueden combinar de forma flexible. Y es que las células se pueden mezclar de una manera u otra dependiendo de lo que quieras conseguir, como unas piezas de Lego, según Posas.

El brasileño marcó un tanto monumental que ha dado la vuelta al mundo