El Periódico

OBRAS PENDIENTES

Los profesionales ven inviable que la estación de la Sagrera esté el 2020 por culpa de Fomento

Arquitectos, economistas e ingenieros le afean los recursos destinados y que no cuente con Catalunya y BCN

VÍCTOR VARGAS LLAMAS / BARCELONA

Miércoles, 9 de diciembre del 2015 - 12:39 CET

Obras de la futura estación intermodal de la Sagrera.

Los profesionales relacionados con la construcción de la estación intermodal de la Sagrera han denunciado la "falta de voluntad política" para el impulso definitivo de un proyecto que se está "eternizando" pese a ser una infraestructura "clave" para Barcelona y Catalunya. Así se han expresado los decanos de los colegios catalanes de arquitectos, economistas e ingenieros en la firma de una declaración conjunta para repochar la estrategia adoptada por el Ministerio de Fomento, tanto por las dotaciones presupuestarias que asigna al proyecto como  por la toma de decisiones unilateral sin contar con las autoridades autóctonas. Una situación con la que han cuestionado que se cumplan los plazos que prevén la finalización de las obras en el 2020.

El decano del Colegio de Economistas ha expuesto la "preocupación" colectiva por la "lentitud en la ejecución de los trabajos" pese a tratarse de un proyecto clave en "la movilidad y la economía" de la Sagrera, Barcelona y toda su área de influencia. Oriol Artisench, del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos ha incidido en la inquietud por la marcha de los trabajos de un enclave fundamental "para el buen funcionamiento de la red ferroviaria de Barcelona y Catalunya, tanto la de alta velocidad como la de Rodalies", así como para la "optimización de la intermodalidad del transporte en el área metropolitana".

Colau denuncia que Adif tiene presupuestos para un año y medio de obras

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se ha sumado a la reivindicación de los colegios profesionales y ha enviado una carta a la ministra de Fomento, Ana Pastor, para reclamarle "el cumplimiento de los compromisos adquiridos hace tres meses". Así lo ha anunciado la teniente de alcalde de Ecología, Urbanismo y Movilidad, Janet Sanz, que se ha quejado de que la situación "clama al cielo", especialmente porque desde el consistorio tienen la certeza de que Adif dispone de suficiente presupuesto para reactivar las obras "durante un año y medio". Una medida que ayudaría a cerrar la "herida urbana" y la "fractura entre barrios", ha dicho la dirigente. Los ingresos permitirían la construcción de la losa que servirá de base para la nueva estación de Sant Andreu Comtal, como ha incidido Sanz. Sin embargo, se siguen demorando las obras y se ralentiza un ritmo de trabajo que impedirá asumir "el compromiso de Fomento de que la infraestructura esté en marcha en el 2020".

La declaración reclama que "se mantenga el liderazgo" en el proyecto de la sociedad Barcelona Sagrera Alta Velocitat, integrada por el Gobierno -a través de Adif y Renfe-, el ayuntamiento de la capital catalana y la Generalitat. Una petición sustentada en la "exclusión" a efectos prácticos de Barcelona "de la gestión eficiente de un proyecto fundamental como este", según ha denunciado el representante del Colegio de Ingenieros Industriales, Josep Maria Rovira. La estación se debe convertir en un intercambiador de las redes de metro, Rodalies, trenes regionales, AVE y líneas de bus urbano e interurbano.

DISCREPANCIAS

Una situación que se produce en un entorno de discrepancias entre el Estado y la Generalitat a raíz del desafío soberanista, "circunstancias que no ayudan al entendimiento político", según Rovira. En el extremo opuesto, el de la máxima cooperación entre Administraciones, la experiencia de las obras para la cita olímpica de Barcelona 92, como ha ensalzado el decano del Colegio de Arquitectos de Barcelona, Lluís Comerón, para destacar "la buena sintonía entre el Gobierno de Felipe González y el Ayuntamiento de Pasqual Maragall". Ahora, sin embargo, "el Gobierno impulsa nuevas licitaciones para la obra sin contar con el concurso de Barcelona y de Catalunya", ha subrayado Comerón.

El manifiesto reclama que "se aproveche esta oportunidad para convertir el espacio y su entorno en un referente de la ciudad", como ya sucede con la Grand Central Terminal Station de Nueva York y la madrileña estación de Atocha, pero no con Sants, una estación funcional pero que "los barceloneses no exhiben con orgullo", según Comerón.

Rovira ha puesto en cuarentena las posibilidades reales de que la nueva estación esté disponible en el 2020, como recoge el actual proyecto, viendo que los presupuestos que Fomento destina a esta y a otras infraestructuras claves en Catalunya como el corredor del Mediterráneo y las obras del puerto de Barcelona se mantienen "inalterables e insuficientes año tras año" para asumir con garantías proyectos de tanta entidad.

Un ajuste financiero que hace temer que el proyecto no cumpla los tres requisitos que Comerón ha expuesto en relacíón con un proyecto de este calibre: "Urgencia", para acelerar unas obras fundamentales que ya se demoran demasiado; "consenso" para optimizar los recursos disponibles de las diferentes administraciones, y "ambición" para "garantizar la calidad técnica, arquitectónica y urbana del nuevo edificio", así como "su encaje en el entorno".

Piqué insistió en su deseo de ser presidente del Barcelona, aunque no lo ve "a corto plazo"