El Periódico

El inconcebible beso entre Messi y Ronaldo va de boca en boca alrededor del mundo

"Estoy flipando con la que se ha liado", explica Tvboy, artista urbano y autor de la provocación

El inconcebible beso entre Messi y Ronaldo va de boca en boca alrededor del mundo

RICARD FADRIQUE

Una pareja pasa junto a 'El amor es ciego', título de la obra de Tvboy.

CARLES COLS / BARCELONA

Viernes, 21 de abril del 2017 - 14:33 CEST

Para el mexicano ‘La afición’, es sin lugar a dudas un “arrumaco intenso”. ‘El Universal’, también mexicano, va un paso más allá y sostiene que el beso entre Messi y Ronaldo “apasiona” a Barcelona. La hondureña ‘La prensa’ lo califica de “polémico”. Tal vez exagera. Cada país pone el termostato de su 'zeitgeist' allí donde le place, faltaría más. Luego está la prensa argentina, de obligada consulta si se trata de Messi. ‘Clarín’, ni fu ni fa. Se limita a describir los hechos, que el artista Tvboy ha elegido un buen momento para llevar su última obra a la calle, a tres días del clásico entre el Real Madrid y el FC Barcelona. Argentina y Messi, eso sí que es un beso imposible.

'L'equipe' y 'La Gazzetta dello Sport' se han hecho eco. Gol de Tvboy, sin duda. 'Clarín', también, pero sin pasión

Para Tvboy ha sido, desde luego, una jornada de trabajo más redonda que un balón reglamentario. Su beso ha dado la vuelta al mundo, con escalas de lujo, como en ‘La Gazzetta dello Sport’ (“Messi e Ronaldo si baciano in un murales a Barcellona”) y ‘L’equipe’ ("Lionel Messi et Cristiano Ronaldo se donnent un baiser sur un mur de Barcelone”). “Estoy flipando con la que se ha liado”, reconoce Tvboy. No es para menos. Cronómetro en mano, tardó tres minutos y tres segundos en instalar su provocadora creación en el paseo de Gràcia.

LA LISTA DE PETER FALK

La prensa internacional, y los medios de comunicación españoles también, han primado la fuerza de la imagen por encima de la búsqueda de calificativos. Es normal. Pero también es una lástima. Alguien podría decir que se trata de un beso inconcebible, más que nada por tirar del hilo y llegar, primero, hasta Vizzini, uno de los malvados personajes de ‘La princesa prometida’, que repite esa palabra sin ton ni son. Viene al caso porque aquella extraordinaria película termina con un enigma sobre los besos. Peter Falk, el narrador, lee la última página de un cuento: “Desde la invención del beso, ha habido cinco besos que han sido calificados como los más apasionados, los más puros. Este los superó a todos”. Se refiere, claro, al de los protagonistas, Buttercup y Westley, pero (ahí está la gracia) no revela cuáles eran esos cinco ósculos de campeonato.

Texto Alternativo

El de Messi y Ronaldo podría competir en la liga de los besos de ficción, aunque ahí lo tiene crudo. Tal vez encabece la clasificación, con muchos puntos de ventaja, el beso de Robert Doisneau. Durante años se dio por auténtico, romanticismo parisiense en estado puro, pero al final se descubrió que los protagonistas eran dos actores de arte dramático. Al saberlo, le dio un soponcio a muchas parejas que lo colgaban en el salón en su primer piso alquilado, pero, incluso así, su fama no ha menguado.

DOMINGO PERFECTO

Entre los primeros puestos andará, seguro, el de dos ‘bobbies’, obra del también provocador Banksy. Y el de Antonio de Benito, referente inmediato del de Tvboy. Si acaso, a este último le ha faltado un empujón. Tvboy lo tenía todo previsto, salvo lo imponderable. Le falló el Barça contra la Juventus.

Vídeo ID:
4043066

Los planetas estaban en línea. El domingo es día de libros, rosas y amor, por Sant Jordi, y de fútbol, por el clásico en el Bernabéu. Eligió el paseo de Gràcia porque es el bulevar del Día de la Rosa, al menos desde que la Rambla es el paseo del Día que no se Cabe. Messi lleva en la mano una flor. Todo encajaba, pero, qué se le va a hacer, la imagen habría tenido más fuerza aún si el Barça hubiera protagonizado una segunda remontada. No fue así. El equipo protagonizó el miércoles el triste papel de Gasim, personaje secundario de Lawrence de Arabia. Por si alguien no le recuerda, su desventura es esta.

La historia del beso habría sido redonda si no fuera porque al Barça le dio por hacer el papel de Gasim en Lawrence de Arabia

Lawrence convence a Jerife Alí y a sus hombres de emprender una aparentemente suicida misión militar, atacar Aqaba desde la retaguardia, lo cual obliga a atravesar el Nefud, un desierto asesino. Lo hacen. Pero, por el camino, Gasim, adormecido, cae de su camello, como el Barça en su primer duelo con el París Saint-Germain. Lawrence se niega a que ese sea el destino de Gasim, morir allí, casi a las puertas de la final de Aqaba. Total, que en contra del criterio de sus compañeros de aventura, entra de nuevo en el desierto y le rescata. La remontada, sí, pero justo antes del ataque final a Aqaba, una disputa entre clanes termina con un asesinato. Lawrence se ofrece para ajusticiar al culpable. No lo sabe cuando empuña su pistola, pero deberá matar a Gasim. Se lo recuerdan entonces, estaba escrito, casi como el destino del Barça en esta edición de la Champions, de la que quedará el partido de vuelta contra el equipode París y, si se desea, el beso de Tvboy, un exitazo vista la respuesta de los medios de comunicación y, sobre todo, de su excelente acogida en las redes sociales..