Ir a contenido

Las novedades

La unión hace la fuerza

Las operadoras lanzan su propio WhatsApp en busca de recuperar un mercado que ha sido arrebatado por una sola aplicación

Joyn está ya disponible en versión de prueba

JOSEP M. BERENGUERAS
BARCELONA

«Si se analizan las cifras de cambios de compañías todos los meses, queda claro que no debe haber muy buen rollo entre las operadoras», aseguraba ayer un directivo de Vodafone. Sin embargo, hay veces en que las compañías de telecomunicaciones hacen la vista gorda ante males mayores: frente la caída de ingresos provocada por un programa como WhatsApp, las empresas han decidido unir sus fuerzas y lanzar su propia aplicación de mensajería. Se llama Joyn y aprovechará las ventajas de ser promovido por los líderes del sector.

Las operadoras llevan meses trabajando en un programa que imite al WhatsApp. Los motivos son simples: la aparición del popular programa de mensajería ha lastrado una de las partidas donde las operadoras más beneficios lograban, los SMS. Según fuentes del mercado, en envío de este tipo de mensajes ha descendido «más del 25%» en los últimos dos años. Cabe recordar que los SMS son uno de los servicios más rentables para las firmas: los usuarios pagan 15 céntimos de euro por enviar cada mensaje, pero su coste para las operadoras es 60 veces inferior.

Parte de estos ingresos se han recuperado con el incremento del uso de internet en el teléfono móvil, gracias a la popularización de los teléfonos inteligentes. Sin embargo, al mismo tiempo, WhatsApp ha ganado terreno en la transmisión de mensajes y archivos. No hay cifras oficiales, pero se estima que el servicio es utilizado por más de dos millones de usuarios en España.

Primer país del mundo

La GSMA, organización que agrupa 800 operadoras y fabricantes de teléfonos, ha impulsado el desarrollo del WhatsApp de las operadoras y dictado los estándares y especificaciones. La marca elegida para el programa es Joyn, y España es el primer país del mundo donde se puede probar. Su lanzamiento oficial para todas las operadoras será en verano, pero ayer Vodafone abrió la veda: sus clientes serán los primeros en poder probar el servicio.

La aplicación beta ya está disponible en Android Market y funciona en los móviles con versión del sistema operativo de Google 2.3 o superior. Los usuarios de Vodafone se la pueden descargar e instalar en sus teléfonos. Para el resto de operadoras habrá que esperar un poco más: Movistar lanzará su versión beta «también en breve», mientras que Orange esperará un poco más, situando su estreno en «los próximos meses».

Cualquier compañía

El programa, de momento en versión de prueba, funciona de manera similar al WhatsApp pero con algunas novedades. Joyn tiene una interficie similar a su competidor, y su principal función es la del chat entre usuarios. Podrá ser usado entre todo usuario que tenga instalado este programa en su teléfono, sea del operador que sea, y sin coste alguno (siempre que tenga contratado un plan de datos o lo ejecute conectado a una red wi-fi). Además del chat, los usuarios también podrán compartir todo tipo de archivos.

Sin embargo, tres son sus principales novedades. Por un lado, la aplicación se podrá descargar de Android Market (en el futuro estará en otras tiendas de aplicaciones), pero las compañías instalarán este programa de fábrica en los nuevos terminales que comercialicen en el futuro, lo que le da una ventaja competitiva importante.

Por el otro, el sistema se integra en la agenda del teléfono, de manera que los usuarios podrán ver en todo momento qué contacto tiene Joyn y enviarle un mensaje o archivo directamente desde la agenda. Sin embargo, su principal novedad tecnológica son las «llamadas enriquecidas»: mientras los usuarios estén hablando por teléfono, podrán iniciar una videollamada pulsando un botón o enviar y recibir archivos.

Otras vías de ingreso

Además de Joyn, las operadoras buscan fórmulas para incrementar sus ingresos. Telefónica anunció ayer que ha llegado a un acuerdo con Mozilla para desarrollar móviles basados en la plataforma web HTML5. Es decir: terminales que funcionarían con un sistema operativo totalmente nuevo y que evitarán tener que pagar licencias (Android, iOS de Apple, Windows), lo que les permitirá lanzar smart-phones de gama baja en los países en vías de desarrollo mucho más baratos. Mozilla está abierta a que otras operadoras se sumen a esta iniciativa.

0 Comentarios
cargando