Ir a contenido

LOS PAÍSES MÁS AFECTADOS

Los tentáculos de Odebrecht en Sudamérica

Las revelaciones sobre la trama de corrupción en torno a la empresa brasileña han tenido un grave impacto político en toda la región

Abel Gilbert

Manifestación contra la corrupción en Panamá

Manifestación contra la corrupción en Panamá. / EFE / ALEJANDRO BOLÍVAR

Las revelaciones sobre la red de favores tejida por Odebrecht desde Brasil han causado en toda la región un impacto político que aún puede agravarse. Estos son los principales países afectados.

Ecuador

Rafael Correa no tardó en asegurar que la caída por corrupción del vicepresidente, Jorge Glas, es “una cruel persecución política” puesta en marcha en toda la región para anular a las fuerzas progresistas que fueron dominantes durante más de una década. Se trata, a su juicio, de una “condena vulgar” que se fundamenta en lo dicho por delatores. Glas también fue su vicepresidente. Odebrecht ha dejado en Ecuador su firma en la hidroeléctrica Manduriacu y la Refinería del Pacífico. Correa dijo siempre que los posibles sobornos tuvieron lugar antes de que él asumiera la presidencia. Nunca se ha referido lo que sucedió con Alecksey Mosquera, quien siendo ministro de Electricidad y consultor de Odebrecht a la vez, abrió una cuenta en la Banca Privada d'Andorra (BPA) con 863.000 euros.

Perú

Perú puso a Odebrecht en el centro de una escena en la que parecía dominarlo todo. Detrás de la carretera Interoceánica Norte Sur, el proyecto hidroenergético Alto Piura y el tren eléctrico de Lima, hubo muchos dólares repartidos. Ninguna fuerza gobernante desde que cayó Alberto Fujimori, a fines del 2000, ha quedado al margen. Marcelo Odebrecht confesó haber pagado “con certeza” a todos los presidentes y opositores. Alejandro Toledo ha huido del país. Alan García se mantiene en silencio, pero un hombre de su confianza quedó al descubierto cuando quiso ocultar hasta 8,6 millones de euros en Andorra. Ollanta Humala está bajo arresto domiciliario. Pedro Pablo Kuczynski fue salvado de la destitución por parte de la bancada fujimorista. Pero Keiko, hija del autócrata, deberá pronto responder ante la justicia.

Venezuela

Odebrecht es uno de los ejes de las disputas entre el chavismo y sus adversarios. La fiscala Luisa Ortega Díaz, destituida por la Asamblea Constitucional, divulgó un vídeo en el que Euzenando Prazeres de Azevedo, expresidente de Odebrecht en Venezuela, asegura haber entregado 35 millones de dólares a la campaña de Nicolás Maduro en el 2013. Tareck William Saab, el heredero de Ortega Díaz, ordenó a Interpol la captura de Prazeres de Azevedo. Pero a la vez Marcelo Odebrecht confirmó que dinero de su multinacional fue a la cuenta del comité de campaña de la Mesa de Unidad Democrática (MUD). “Nuestra intención era la de apoyar a muchos candidatos de oposición, incluso sabiendo que no iban a ser elegidos”, dijo.

Colombia

La policía de Andorra pudo comprobar el pago de 5,7 millones de euros a Gabriel García Morales, viceministro de Transporte en el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010), tras la concesión a la empresa brasileña un tramo de una importante carretera. A la vez, el expresidente de Odebrecht en Colombia Eleuberto Martorelli confirmó el aporte de un millón de dólares a la campaña de reelección de Juan Manuel Santos, en el 2014. El expresidente Andrés Pastrana pidió al Congreso colombiano que abra un juicio por indignidad contra Santos.

Argentina

Odebrecht está presente en el tendido de gasoductos,la potabilización de agua y la obtención de potasio. Una de sus obras más ambiciosas tiene que ver con el soterramiento de un ferrocarril que atraviesa la ciudad de Buenos Aires hacia la periferia oeste. La prensa no deja de anunciar que varios “arrepentidos” brasileños están dispuestos a hablar ante un juez argentino sobre el pago de sobornos en este país. Por el momento, eso no ha ocurrido. En abril se supo a través del diario 'La Nación' que Braskem SA, firma de Odebrecht, aportó unos 400.000 euros a la campaña presidencial de Mauricio Macri. Los vínculos entre Odebrecht y Gustavo Arribas, jefe de inteligencia del actual Gobierno, son de dominio público. Lo mismo ocurre con los negocios de la empresa brasileña con Ángelo Calcaterra, primo del presidente. Según el periodista Horacio Verbitsky, cuando Macri era vicepresidente ejecutivo de Sideco Americana, la empresa paterna tenía una sociedad con Odebrecht en en el fondo de inversiones Blackwood. Para Verbitsky esa es la razón por la que las investigaciones sobre lo que hace o deshace la multinacional en Argentina no van a ningún lado.

0 Comentarios
cargando