Ir a contenido

Ramos a domicilio

Flobox lleva desde Barcelona a casa del cliente flores de manera fija, a partir de 22 euros al mes de cuota

Carme Escales

zentauroepp39209592 barcelona 7 06 17 adriana garcia en su negocio de suscripc170715125639

CHRISTIAN MORALES

Hay unos 150 hogares, tiendas, restaurantes u oficinas, en diferentes ciudades y pueblos, donde al menos un día al mes, entran flores frescas. Las reciben los clientes de Flobox, una empresa de flores por suscripción, de Barcelona, que lidera Adriana García, una joven barcelonesa de 35 años. Significa mucho para ella tener siempre cerca flores frescas, incluso estudió los beneficios de ello sobre la salud y el bienestar emocional, como reductores del estrés purificador del aire, y el buen humor que le infunde a ella un ramo de flores ha canalizado lo que es desde hace cinco meses Flobox, su boyante negocio.

Hay tres tipos de suscripción,  a 22, 40 o 72 euros al mes, por recibir flores 1, 2 o 4 veces

La emprendedora dedujo que, si las flores alegran los espacios, y todo el mundo lo reconoce, pero difícilmente se encuentra el momento para ir en busca de un ramo, y se hace solo muy de vez en cuando, facilitar que sean las flores las que lleguen puntualmente un día de cada mes a casa o al lugar de trabajo podría interesar a mucha gente. Y, sencillamente, ella activó ese servicio. Lo hizo con dos socios, Jofre Banquells, profesional del márketing, y Ferran Sánchez, técnico floral, dueño de varias floristerías en Barcelona.

CULTURA FLORAL Y DE SUSCRIPCIÓN

Con una inversión inicial de 1000 euros y una previsión de facturar 50.000 euros este primer año, Flobox espera superar ya los 200 clientes después del verano. El mayor reto para esta nueva empresa ha sido nacer en un país en el que "ni la cultura floral, ni el hábito de comprar por suscripción están arraigados", precisa Adriana García. "En Francia, no hay nadie que vaya de visita en una casa sin llevar flores", apunta. "Y el modelo de negocio por suscripción también en otros países, como EEUU, funciona muy bien", precisa. Inspirándose en esos ejemplos, dio gas a su idea de popularizar aquí lo que ya es común allí. "La popularidad de Netflix o Spotify demuestran que el negocio por suscripción es una tendencia que también puede funcionar en España", indica.

Adriana García

Publicista de formación, se reconvirtió en estilista floral, creando y dirigiendo el proyecto Flobox. Ejerce de directora general y creativa, y sus socios se ocupan de la técnica floral y de la comunicación y márketing.

UNA, DOS O CUATRO VECES AL MES

Flobox ofrece tres modalidades de suscripción a 22, 40 o 72 euros al mes, por recibir flores una, dos o cuatro veces al mes. El 95% de las flores que entregan proceden de media docena de productores del Maresme que centraliza un mismo proveedor. "Solo en algún caso puntual traemos flor de Holanda", concreta la directora de Flobox.

"Son flores de temporada, que no se encuentran habitualmente en las floristerías", explica. Craspedias, peonias, dalias, ranúnculos o paniculatas, entre otras especies florales, llegan a Barcelona cada lunes hacia las ocho de la tarde y se preparan los ramos que viajan siempre de noche. El martes, de 9 a 19 horas van llegando a sus destinos.

"Tenemos clientes en Barcelona y Madrid, y en poblaciones menores como Girona o Castejón de Navarra. Cubrimos el territorio estatal y nos gustaría entrar pronto en Portugal", dice Ariadna García. "Nuestra plataforma 'on line' nos permite darnos a conocer a través de las redes sociales. En Instagram, nuestras clientas –las mujeres son el 95% de suscriptores- cuelgan las fotos de sus ramos", añade García que, vía whatsaap y 'on line' facilita el contacto con su clientela.

0 Comentarios