Ir a contenido

Patrocina:

NUEVAS LEYES

Seis citas económicas en busca de un pacto político

Montoro debe negociar con las autonomías en junio el reparto de los objetivos de déficit

Presupuestos, pensiones, financiación autonómica, órganos reguladores y ley hipotecaria precisan de nuevos acuerdos parlamentarios

Rosa Maria Sánchez

tecnicomadrid38685298 madrid 31 05 2017 pleno en el congreso de los diputados do

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, durante el reciente debate presupuestario.  / JOSÉ LUIS ROCA

Después de que la “alianza presupuestaria” del PP y sus seis socios haya permitido la aprobación en el Congreso de los Diputados de las cuentas del 2017, el Gobierno debe volver empezar a llamar ya mismo a la puerta de los grupos políticos en busca de nuevos pactos que compensen la falta de mayoría parlamentaria del partido del Gobierno. En las próximas semanas y meses el Gobierno tiene por delante el reto de cocinar sucesivos pactos políticos con las comunidades autónomas (para el reparto de los objetivos de déficit) y con los grupos políticos, para la aprobación de los objetivos de estabilidad, de los presupuestos del 2018, de la reforma de las pensiones, de la financiación autonómica, de los órganos reguladores o de la reforma hipotecaria, entre otras cuestiones. 

Son, al menos, seis citas económicas que, igual que los seis personajes del dramaturgo italiano Luigi Pirandello, buscan un autor, en forma de acuerdo político que les permita cobrar entidad. 

Las cartas de este proceso quedarán marcadas por las decisiones que emanen del congreso federal del PSOE , los días 17 y 18 de junio, que debe ratificar el nuevo liderazgo de Pedro Sánchez. El congreso socialista dará pistas sobre el alcance que tendrá el lema de Sánchez del “no es no” en cada una de las futuras negociaciones políticas.

CONSEJO DE POLÍTICA FISCAL Y FINANCIERA

En la tercera o cuarta semana de junio, probablemente, se deberá celebrar una reunión del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, con los responsables autonómicos de Finanzas en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). En esta reunión se debe debatir el reparto del  objetivo de déficit del 2018, del 2,2%, entre los distintos niveles de la administración (Estado, autonomías, ayuntamientos y Seguridad Social) pues este es el primer paso imprescindible previo a la elaboración de los presupuestos estatales y autonómicos.

La reunión del CPFF será un primer test para valorar la sintonía, o no, entre la nueva Ejecutiva socialista de Sánchez y los barones autonómicos de este partido, proclives a buscar acuerdos con Hacienda que no obstruyan la gestión en las comunidades.

En principio, el Programa de Estabilidad 2017-2020 asigna un objetivo de déficit autonómico del 0,3% para el 2018 (el 0,7% para el Estado).

APROBACIÓN DEL TECHO DE GASTO

Tras reunirse con ayuntamientos y autonomías, el Consejo de Ministros debe aprobar –previsiblemente el 30 de junio- el reparto de los objetivos de déficit para el 2018. Está previsto que en esa misma reunión el Consejo de Ministros apruebe el techo de gasto para los Presupuestos del Estado del 2018.

Un día antes, se espera que el Boletín Oficial del Estado haya podido publicar la Ley de Presupuestos del 2017, la primera ley que verá la luz después de un año y medio sin que el Gobierno haya logrado sacar adelante ninguna de ellas en el Parlamento.

En paralelo a la aprobación del techo de gasto es probable que el Consejo de Ministros valore revisar el cuadro macroeconómico para volver a elevar al alza la previsión de crecimiento de la economía en el 2017, desde el 2,7% actual hasta el entorno del 3%.

El nuevo reparto de objetivos de déficit deberá ser sometido a la votación del pleno del Congreso de los Diputados previsiblemente a mediados de julio. En ese momento se verá si el Gobierno vuelve a contar con el apoyo de su “alianza presupuestaria” de siete partidos (PP, Ciudadanos, PNV, Foro Asturias, UPN, Coalición Canaria y Nueva Canarias) y si puede arañar otros adicionales.

PRESUPUESTOS 2018

Si el Gobierno saca adelante en el Parlamento la aprobación de los objetivos de déficit –y por ende, del techo de gasto presupuestario-, Hacienda podrá empezar a confeccionar el proyecto de Presupuestos que debería ser presentado en el Congreso de Los Diputados antes del 1 de octubre.

Previsiblemente el ministro Montoro destinará el mes de septiembre a atar los acuerdos políticos que garanticen la posterior aprobación parlamentaria del proyecto presupuestario, igual que hizo con el del 2017.

REFORMA DE LAS PENSIONES

Los trabajos de la Comisión del Pacto de Toledo avanzan despacio. Este es uno de los temas capitales de negociación para los que se entiende que es preciso el consenso de todos los grupos parlamentarios y, de forma imprescindible, de los dos mayores: PP y PSOE .

Estas negociaciones quedarán fuertemente determinadas por las directrices que emanen del Congreso Federal del PSOE y del equipo del nuevo líder, Pedro Sánchez.

FINANCIACIÓN AUTONÓMICA

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha recordado estos días al PSOE la tarea pendiente de negociar el nuevo modelo de financiación autonómica que el Gobierno querría que ya tuviera reflejo en las cuentas del Estado del 2018, que se tramitarán el próximo otoño.

En esta cuestión, el Gobierno se haya especialmente despistado respecto a las posibles directrices negociadoras que aplicará el PSOE. Sobre todo, si se tiene en cuenta la falta de sintonía inicial entre la mayoría de los barones autonómicos del PSOE y su nuevo líder, Pedro Sánchez.

ORGÁNOS REGULADORES Y LEY HIPOTECARIA

La reforma de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y, en general, de los órganos reguladores había sido encauzada por el ministro de Economía, Luis de Guindos, con los grupos de Ciudadanos y del PSOE. También la nueva ley hipotecaria que busca introducir mayores garantías a favor de los titulares de estos créditos bancarios

El cambio de liderazgo socialista introduce una incertidumbre total sobre la negociación de estos proyectos de ley cuya tramitación, previsiblemente, quedará ralentizada.

0 Comentarios
cargando