Ir a contenido

LUCHA CONTRA LA POLUCIÓN

El área metropolitana quiere vetar los diésel más contaminantes a partir del 2018

El AMB apuesta por aplicar la prohibición a los vehículos fabricados antes de 1996

El transporte público consolida su repunte con un 2,5% más de usuarios durante el año pasado

VÍCTOR VARGAS LLAMAS / BARCELONA

Efectos de la contaminación atmosférica en el cielo de Barcelona, el pasado diciembre.

Efectos de la contaminación atmosférica en el cielo de Barcelona, el pasado diciembre. / JOSEP GARCÍA

El 2018 está marcado en el calendario del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) para que los vehículos diésel más antiguos y contaminantes dejen de circular por su territorio. Un periodo de dos años es el que contempla el ente supramunicipal para empezar a aplicar el veto al tráfico rodado de aquellos vehículos diésel con calificación Euro 1, los fabricados antes de 1996, según ha expuesto el vicepresidente de transporte y movilidad, Antoni Poveda, durante la presentación de los datos de usaurios de transportes públicos del año pasado. 

La intención del Área Metropolitana de Barcelona es ampliar el veto de forma paulatina, extendiéndola progresivamente a los motores diésel fabricados con posterioridad a ese año. Una medida que se implantaría en los 36 municipios comprendidos en el gobierno metropolitano y que se prevé compatibilizar con restricciones incluso más estrictas para los vehículos de motor que circulen por las rondas de la capital catalana. La estrategia se complementaría con diversas zonas urbanas de atmósfera protegida (ZUAP), cerca de localizaciones sensibles, como pueden ser las escuelas y hospitales.

URGENCIAS SANITARIAS

Ese es el planteamiento de base que ha expuesto Poveda para abordar de manera drástica los altos niveles de polución que están afectando a la población, haciendo que la primera causa de urgencias sanitarias durante estos últimos meses sean aquellas relacionadas con afecciones respiratorias, según ha revelado. Un escenario de elevado riesgo para la salud sobre el que se centrará la propuesta de restricciones de tráfico que el AMB trasladará a todos sus miembros y a todas las autoridades relacionadas con el territorio en cuestión.

Antoni Poveda

VICEPRESIDENTE TRANSPORTE AMB

La buena cifra del transporte público no oculta la necesidad de reducir los desplazamientos en vehículo privado, que siguen aumentando

La 'hoja de ruta' que plantea el ejecutivo metropolitano contempla ir ampliando la restricción con el paso de los años. Así, la prohibición a los vehículos diésel catalogados como Euro 2, los fabricados entre 1996 y el 2000, se haría efectiva en el 2019,  si se cumple la voluntad  del ente.

La exposición de Poveda se produce el mismo día en que ocho municipios del Baix Llobregat y el Vallès Oriental, integrantes todos del AMB, han anunciado la creación de una comisión para aunar esfuerzos en la lucha contra la contaminación atmosférica. Así lo han acordado los consistorios de Molins de Rei, Sant Andreu de la Barca, Pallejà, Torrelles de Llobregat, La Palma de Cervelló, El Papiol, Sant Vicenç dels Horts y Castellbisbal, que se han marcado como objetivo disponer de datos objetivos sobre los efectos medioambientales en la población de un territorio que en el 2006 fue calificado por la Generalitat como “zona de especial protección atmosférica”. Una categorización justificada por la elevada presencia de industrias y de las principales vías de acceso a Barcelona, el puerto y el aeropuerto. 

EPISODIOS CRÍTICOS

También el Ayuntamiento de Barcelona está en sintonía con estas iniciativas, como ha revelado su concejala de Movilidad, la asimismo presidenta de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), Mercedes Vidal. La edila ha destacado que Barcelona se plantea medidas de limitación de la movilidad del transporte privado en episodios de alta contaminación, como las que ya está llevando a cabo el consistorio madrileño.

Las intenciones de la entidad se enmarcan en el anuncio del balance de usuarios del transporte público durante el 2015, que arroja un incremento interanual del 2,5%, hasta alcanzar los 655,84 millones de pasajeros. Una cifra que Poveda ha valorado positivamente, al “refrendar el cambio de tendencia en el sistema público de pasajeros”, como ya se apuntaba tímidamente en el segundo semestre del 2014.

DATOS HISTÓRICOS EN EL METRO

Sin embargo, el también alcalde de Sant Joan Despí considera que las cifras del transporte público deben de ser mucho más ambiciosas para diluir los datros de una movilidad en medios privados que sigue en cotas muy elevadas, hasta el 4,7% más en la zona comprendida entre los ríos Llobregat y Besòs, con vías como la C.31, la C.32, la B-23 y la C-58. 

Mercedes Vidal

PRESIDENTA DE TMB

Hay que ir hacia la contención tarifaria y la tarificación social, y potenciar la renovación de la flota de buses de TMB con más vehículos eléctricos 

“El vehículo privado es el causante del 25% de la contaminación atmosférica en el área metropolitana de Barcelona “, ha recordado Poveda. Cifras que Vidal ha achacado en buena medida a una cierta recuperación económica, sin olvidar el descenso del precio del petróleo y la existencia de un fuerte arraigo cultural con el vehículo privado.

Respecto al resto de datos, la red de metro obtuvo el segundo mejor registro de su historia, con 385 millones de viajeros, un 2,5% más que en el 2014. Los autobuses de TMB experimentaron una subida del 1,9% en el pasaje, hasta los 187,78 millones de viajeros, mientras que los buses de gestión indirecta tuvieron un 4,4% más de usuarios, superando los 83 millones.

Madrid también apunta al diésel

El Ayuntamiento de Madrid también está concienciado de la necesidad de reducir el impacto de la contaminación atmosférica en la ciudad. Prueba de ello es su voluntad de  la nueva alcaldesa, Manuela Carmena, de vetar la circulación de los automóviles diésel contaminantes a partir del 2020, punto culminante de la estrategia del Plan de calidad del aire 2017-2020, que se está elaborando en la actualidad.

“El diésel es extraordinariamente peligroso por las partículas que genera, no solo por el dióxido de carbono”, ha expuesto. Unas palabras en las que corrobora las declaraciones realizadas por la concejala de Medio Ambiente  y Movilidad, Inés Sabanés, en las que avanzaba a ‘El País’ la voluntad de restringiur el acceso a todo el centro de la ciudad el año que viene, instalar parquímetros más allá de la M-30 y ampliar la bicicleta pública con nuevos contratos al margen del BiciMad.

También el AMB trata de potenciar la bicicleta como alternativa al transporte privado, como lo explica la dotación de 2 millones de subvención para la ejecución de proyectos de carriles bici. En la actualidad, se está licitando la obra del proyecto para que el carril bici de la Diagonal tenga continuidad en Esplugues, abriendo la puerta a la conexión de Barcelona con el Baix Llobregat.

0 Comentarios
cargando