Ir a contenido

Naturales para subir al altar

Las novias del 2016 serán minimalistas en maquillaje y peinado

SARA ANDRADE / BARCELONA

Casarse no es moco de pavo y más si eres mujer. Para subir al altar, la mujer quiere estar perfecta, o la mayoría de ellas quiere estarlo, eso conlleva un gasto económico,  además de unos cuidados previos. Entre ellos contamos tratamientos capilares, dermatológicos, ortodoncia, blanqueamiento dental, para las más detallistas, manicura y pedicura, depilación, dieta para mejorar la figura, bronceado, peluquería y maquillaje; estos dos últimos imprescindibles en el gran día. Dependiendo de lo que elija cada novia, el presupuesto puede subir más o menos, pero se sitúa alrededor de los 500 euros.

Con todo esto decir que una novia quiere casarse lo más natural posible parece una ironía, pero así es. Los expertos confirman la tendencia. Desde hace un par de años la novia española quiere subir al altar lo más natural posible, sin exceso de maquillaje y peluquería. Hay casos más extremos como la moda del ‘countouring’, muy popular entre algunas celebridades como Kim Kardashian. Esta técnica es recomendable para mujeres con pieles dañadas por el acné o con muchas marcas, pues embellece y suaviza el rostro. Pero no hay que engañarse, el ‘countouring’ es artificial, por lo que no es recomendable si la novia quiere que su pareja la reconozca y si no quiere parecer un cuadro al óleo cuando sus invitados la besen o cuando llore de la emoción durante la ceremonia.

Pieles y labios jugosos

Las tendencias para este y el próximo año son minimalistas. “La novia quiere verse cada vez más real, no quieren ver un exceso de producto cosmético encima de su piel. Esto significa que las casas cosméticas tienen que elaborar cada vez más productos con una composición ligera”, señala Maite Tuset, Senior Artist de España y Portugal para la firma MAC. “Las temporadas pasadas había colores fuertes e intensos, como rojos o fucsias. Esta temporada estamos viendo la misma línea súper minimalista con neutros, rosa para los labios, muy nude...”, señala Maite Tuset.

Ojos ahumados, labios y pieles jugosas con luminosidad serán la tónica de este 2016 en las bodas españolas. “Vamos a ver pieles que se vean sanas”, añade Maite. “Por eso yo aconsejo cuidarse la piel cada día con hidratantes, y que la novia se vaya haciendo cositas. No el día de antes porque si no salen marcas”, puntualiza. Un mes y medio antes de la boda es el tiempo que recomiendan para hidratar la piel o hacer tratamientos de vitaminas, etc. Mientras que la semana de antes hay que mantenerla limpia e hidratada, pero darle un descanso. 

Lo aconsejable es buscar un buen profesional, que haga varias pruebas, y sobre todo que escuche a la novia y la entienda, algo complicado a veces. Otro de los consejos para ese día, según Maite Tuset, es buscar productos de larga duración. “Las bodas suelen ser en una temporada más veraniega con calor...Ya sea colorete, sombra, máscara de pestañas o labiales, tienen que ser de larga duración. Necesitan un maquillaje que aguante”, añade.

Peinados indi

Pocos velos, y los que se ven serán más altos de lo normal, muchas coronas de flores, como en la temporada anterior, y peinados muy reales serán los protagonistas de esta temporada de bodas. “Veremos peinados naturales y algunos ‘looks’ inspirados en los años 70, muy indie y también neo hippie”, nos explica Crisanto Blanco, peluquero profesional de moda y de muchas celebrities españolas. Eso se traduce en “estructuras muy sueltas”, con menos producto y más espontáneo. “La novia se tiene que ver bien y no verse disfrazada, porque va a casarse. Mantener el estilo de la persona y que el profesional sepa entender lo que te están pidiendo son mis consejos”, dice.

Trenzas despeinadas, coletas y recogidos más sencillos son los preferidos de las novias del 2016, que tampoco abusan de joyería ni complementos. En definitiva, se trata de una novia natural que se inspira en las redes sociales, sobre todo en Pinterest, para escoger su peinado y maquillaje, y que también persigue un ‘look’ más relajado porque entiende su boda como un día especial e íntimo, con amigos y familiares, nada artificial ni sobreactuado como podíamos ver hace algunos años.

0 Comentarios
cargando