En 'El objetivo' de Ana Pastor

Juana Rivas habla por primera vez tras su indulto: "Es un delito lo que hice, pero solo protegía a mis hijos"

Rivas consideró que ya ha pagado bastante la parte de error que pudo tener, remarcando que lleva casi 5 años sin sus hijos

Juana Rivas en ’El objetivo’

Juana Rivas en ’El objetivo’ / ATRESMEDIA TELEVISIÓN

5
Se lee en minutos
Redacción Yotele

Juana Rivas ha concedido este pasado miércoles a 'El objetivo' su primera entrevista después de que el Gobierno le otorgarse el indulto parcial. La granadina respondió a las preguntas de Ana Pastor, a la que le contó que todavía sigue en el centro penitenciario: "Estoy allí de lunes a domingo. Salgo el martes, y el miércoles durante el día para trabajar. Vuelvo por la noche a dormir".

En el transcurso de la entrevista, Rivas contó cómo se siente en la actualidad después de todo lo ocurrido: "Creo que he pagado bastante la parte de error que pude yo tener. Llevo 5 años sin mis hijos. Cuando una madre ve que sus hijos están sufriendo, es inevitable buscar una manera para que lo dejen de hacer y es impensable que la justicia de tu país no te vaya a ayudar”.

“En el siglo XXI es un error, pero estoy segura que mis nietos se van a llevar las manos a la cabeza al preguntarse cómo es posible que la abuela la condenaran por proteger a sus hijos. Es un delito lo que hice, pero solo estaba protegiendo a mis hijos", afirmó Juana, añadiendo que ponía por encima que, a nivel legal, el mayor derecho y obligación de una madre era "proteger a sus hijos”.

Juana también habló de cómo fueron los días en los que se resistió a entregar a sus hijos a su padre: “Fueron unas vacaciones para mis hijos. Yo, internamente e intentando no mostrarlo fuera, viví muchos días de tensión y dolor. Algún día estuve mal de salud, pero estuve muy bien acompañada y atendida. Mis hijos estaban como en familia. Había mucha gente cuidando de nosotros, mimándonos, divirtiéndonos, bañándonos en la piscina… Estamos a gusto, pero yo lo estaba pasando mal. Llegó un momento en el que no podía resistirme, pero no estaba aislada en un zulo con mis hijos aterrorizados. Eso nunca pasó. Cuando ya no se pudo más a nivel legal, siempre aconsejada por mis abogados, me dijeron que ya perdía la potestad. Era como luchar por el hijo de la vecina. Me costó mucho trabajo aceptarlo, pero lo hice. Di el paso y fue horrible”.

El día que entregue a mis hijos es un trauma que tengo que superar. Fue muy duro. Fuimos al tribunal con la esperanza que escuchasen el último escrito que hizo mi abogado. Yo llevé una bolsa con dos camisetas de mangas largas, fruta, bocadillos y una botella de agua porque teníamos pensado pasar la mañana. Teníamos la esperanza de que nos escuchasen. Para una madre es increíble que fuese a pasar eso hasta que ocurre”, explicó Rivas.

"¿Por qué no nos escuchan? ¿Qué haría cualquier madre cuando se encontrase esta situación una y otra vez? No tenía otra que denunciar"

Por otro lado, al ser preguntada por Ana Pastor, Juana también habló de la actual relación que tiene con sus hijos, asegurando que es muy "difícil y frío tener contacto con ellos porque siempre tienen miedo": "Gabriel desconfía del teléfono por si tiene una aplicación que los estén grabando"

"No siempre le quita el teléfono. Solo algunos martes y miércoles se queda sin teléfono, casualmente los días que salgo del centro penitenciario. Con Daniel esta semana no he podido hablar. Lo he llamado varias veces al teléfono del padre. La última me colgó directamente. Hoy, martes, entre mis horas de trabajo y gestiones, una de las cosas que haré será llamar incansablemente para que me deje hablar con mi hijo pequeño, que tiene 7 años”, explicó.

Mostrándose muy agradecida porque al menos las personas a pie de calle le escucharon, Rivas también explicó los procesos legales que inició contra el padre de sus hijos: "No hay condena a día de hoy, pero he puesto en manos de las instituciones y de la Guardia Civil fotografías. He dicho también los relatos de mis hijos. Yo recibía a mis hijos los fines de semana y se me caía el mundo encima cuando les veía lleno de golpes cuando les acompañaba a ducharse, contándome ellos además qué les ocurrió. Sentía que nadie nos estaba escuchando. Denunciaba todo eso y nadie nos oía”.

“Llamaba llorando a mis abogados preguntándoles qué hago. Mis hijos estaban llenos de golpes y me contaban cómo ha ocurrido. Tenemos la necesidad de estar abrazados. ¿Por qué no nos escuchan? ¿Qué haría cualquier madre cuando se encontrase esta situación una y otra vez? No tenía otra que denunciar. Con todo el dolor y la mano en el pecho, tenía que ir al hospital y después a comisaria. Es una pesadilla lo que estamos viviendo”, contó.

"Mi abogada penal nunca ha sido escuchada"

Noticias relacionadas

Respecto a la batalla legal en Italia, Juana le explicó a Ana Pastor los impedimentos que se ha encontrado en el proceso civil, ya que, según contó, no han querido nunca que su caso entrase en la fase penal: "A mí me costaba mucho entender, y a mis hijos más todavía, que estuviésemos en una pericia relatando lo que estaba sucediendo y, en el momento que llegábamos a la violencia, que era constantemente, nos interrumpía diciéndonos que de esos episodios no estábamos hablando porque era de custodia. Mi abogada penal nunca ha sido escuchada e, insistentemente, ella ha aportado escrito intentando abrir una investigación sobre el maltrato y nunca se ha querido entrar en eso".

“No dejo de confiar, pero tengo que aceptar. Me gustaría compartir con toda la gente que nos sigue y apoya que estamos sufriendo muchísimo. Necesitamos que nos sigan apoyando. Hay dos menores que están sufriendo muchísimo. Estoy segura que algún día nos van a dar la razón. Espero que no nos hagan más sufrir, pero sin miedo. Lo que me queda de vida dedicado a mis hijos", sentenció Juana Rivas en su entrevista