14 ago 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA YOTELE

Quim Gutiérrez ('El vecino'): "A pesar de ser alguien muy distinto a mí, me siento cercano a Javi"

Hablamos con el actor sobre su papel protagonista en la nueva serie de Netflix y Zeta Audiovisual, que se estrenará este 31 de diciembre

Redacción Yotele

Quim Gutiérrez ('El vecino'): "A pesar de ser alguien muy distinto a mí, me siento cercano a Javi"

Netflix terminará el año con la llegada de un nuevo superhéroe. La plataforma estrena este martes, 31 de diciembre, su nueva comedia protagonizada por Quim Gutiérrez'El vecino'. El actor se pondrá en la piel de Titán, un singular superhéroe de barrio que tendrá que aprender a controlar sus poderes.

Con motivo del estreno de la ficción, producida por Zeta Audiovisual, YOTELE ha charlado con Quim Gutiérrez sobre su papel y sobre la identidad secreta de su personaje, Javi.

¿Qué pensaste cuando te llegó el guión de esta serie?

Lo primero que me llegó fue una separata en un momento en el que no tenía mucho tiempo para prepararla como a mí me gustaría, pero conecté muy rápido con el humor. La prueba fue tan bien que, de hecho, cambie algunas cosas antes del casting y me permitieron cambiarlo en la segunda toma. El sentido del humor y el tono que Nacho Vigalondo quería darle tenía que ver lo que me gusta a mí.

¿Cómo definirías a Javi?

Es un caradura y un jeta encantador porque utiliza la retórica y la pachorra para salir con excusas de mierda de situación en la que es claramente culpable. Es tan descabellado lo que dice y es tan culpa suya que empatizas con su nivel de chorrada. 

¿Hasta qué punto te sientes identificado con Javi? 

Creo que hace cosas que yo no me atrevo a hacer porque tengo un claro sentido del bien y del mar y soy extremadamente empático. El poder responder como lo hace a todo me fliparía. Es cierto que disfruto haciendo ese tipo de humor de jeta. A pesar alguien muy distinto a mí, lo siento muy cercano. 

Me llama la atención la autoconciencia de hacer el engaño y no importarte reconocer al final. El problema de Javi es que luego alarga la excusa, pero lo guay de su papel es que si le apretas un poco, te va a reconocer que se lo está llevando a su terreno. No hay maldad. Él es consciente, haciéndole atractivo. 

¿Los poderes harán mejor persona a Javi?

No directamente, pero si indirecta porque el súperheroe le pondrá situación en su vida normal que sí que le transforma. El tiene controlado las consecuencia de los daños que él puede ejercer, pero cuando eres un súperheroe y tiras cosas por los aires, puedes hacer daño a más cosas de las que deberías. A raíz de errores con los poderes, el descubrirá la empatía. Yo lo llamo el efecto Walter White, que es que alguien descubre que tiene un talento haciéndo algo que no es lo correcto. 

También, aunque tengas poderes, al ser humano le es imposible ser impecable, lo que pasa es que Javi es lo que más dista de la impecabilidad.

Desveló Nacho Vigalondo que no fue fácil trabajar con el traje del súperheroe...

Fue muy incómodo, pero luce mucho. Estaba muy bien hecho. 

¿Cómo fue ese proceso de hacer y adaptarte al traje?

Fueron muchas horas de pruebas. Hacerlo fueron varias sesiones de cuatro o cinco horas en las que tenía que estar de pie mientras hacen arreglos y demás... Las chicas que lo diseñaron fueron un encanto, pero el proceso fue engorroso. Además, cuando me lo pusé por primera vez, se me quedaban ojos de perro triste, por no decir que oía menos, se me escuchaba menos y se respiraba poco aire. Pero luce mucho y es muy tentador verte con el traje y hacer movimientos y chorradas. Hay muchas cosas de humor físico que me hubieran gustado hacer porque eran muy divertidas, pero no hubo tiempo. 

¿Merece la pena ser un súperheroe?

Sí, es muy guay. Hay un punto vacilón que mola. Al principio, a pesar de que el arnés es altamente doloroso, es una chulada. Además, me daba la sensación de que me iba a dar más miedo a la altura y a las vueltas. En 'Anacleto' me cojoné bastante porque en una escena había una caída de cierta altura y ahí me asusté bastante. Me pasa igual que las atracciones cuando era pequeño. Siempre me cagaba porque creía que el sistema de seguridad de la mía le iba a pasar algo y rodando pensaba que iba a pasarle algo.