Ir a contenido

ENTREVISTA YOTELE

Hablamos con Ana Pastor y Vicente Vallés: "Se puede hacer buen periodismo si tienes jefes que aguantan"

YOTELE habla con con los presentadores de 'El Debate decisivo' para saber cómo afrontan ponese al frente de un evento político de tal transcendencia

Adrià Gallego

Ana Pastor y Vicente Vallés.

Ana Pastor y Vicente Vallés. / ATRESMEDIA

Después del intenso debate electoral de ayer, hoy los cuatro líderes principales de la política española se la vuelven a jugar en ‘El Debate decisivo’ de Atresmedia. YOTELE ha hablado con Vicente Vallés y Ana Pastor para conocer cómo se están preparando para conducir la gran cita televisiva de esta noche. Después de moderar en 2015 el primer debate a cuatro de la historia de la democracia española, repiten como conductores del que será el último debate televisivo antes de las elecciones generales de este domingo.

Los dos periodistas están viviendo un momento profesionalmente dulce, Vicente Vallés con grandes datos de audiencia en ‘Antena 3 Noticias 2’, que llega a rozar en alguna ocasión el liderazgo y Ana Pastor con ‘El Objetivo’, que en su séptima temporada sigue siendo un éxito en La Sexta.

La figura del moderador es un punto de equilibrio y de referencia neutral. Da la sensación de que Atresmedia pone a dos moderadores para intentar equilibraros entre vosotros ¿Lo veis así? 

Ana Pastor: Yo creo que no. Lo hemos hablado Vicente y yo, que compartimos cadena cuando estábamos en TVE. En el caso de la entrevista sí es mucho más difícil hacerla a dos por el propio ritmo de la entrevista. Pero en un debate, y creo que Vicente lo comparte, al revés, no me parece una garantía de equilibro entre nosotros. Vicente no necesita más equilibro del que tiene, que ya es tremendo.

Vicente Vallés: Bueno, tampoco vendría mal…

Ana Pastor: Pero sí que es una garantía de seguridad, a mí tener a alguien del peso de Vicente al lado me ayuda. Somos muy diferentes en todo, incluso en forma de ser, sin embargo nos pasó algo muy mágico en el debate de 2015, solo con mirarnos ya sabíamos quién quería intervenir para preguntar. Al principio nos apuntábamos cosas, pero llegó un momento que no hacía ni falta, nos mirábamos y entraba uno o entraba otro, no nos pisamos ni una sola vez.

Vicente Vallés: Era de los temores que teníamos, que se pudiera producir un momento en el que de repente los dos tuviéramos la iniciativa de hacer una repregunta a la vez a alguno de los candidatos, pero conseguimos que eso no ocurriera. Tampoco pasa nada si ocurre, es muy normal que en un debate como este o en una entrevista donde hay varios periodistas para preguntar, se pueda producir un momento donde dos o incluso tres quieran hacer una pregunta de algo que se acaba de decir. También es verdad que sale más limpio si se puede evitar que uno pise al otro.

Ana y yo funcionamos muy bien, hubo mucha facilidad para que nos pudiéramos entender sin la necesidad ni siquiera de hablarnos y discurrió con mucha naturalidad y mucha fluidez. Ahora seguramente ocurrirá lo mismo, una de las ventajas que tiene que haya más de un moderador precisamente es que hay dos cabezas para recordar cosas y preguntar sobre lo que está pasando. A veces en directo estás pendiente de otras cosas que no es de lo que se está debatiendo y de repente durante diez segundos desconectas de lo que están diciendo y te puedes perder algo importante, por eso es muy bueno que haya una persona más. En cualquier caso si uno mira los debates que se celebran en otros países, hay debates con un moderador, con dos, con tres, yo he visto incluso con cuatro moderadores habiendo solo dos candidatos, es algo bastante normal.

¿Cómo os habéis preparado las preguntas? ¿Habéis estado en comunicación? ¿Cuántas tenéis ya decididas? 

A: Tenemos más bien los temas, como Vicente apuntaba. Hasta el minuto anterior a que empiece una entrevista yo cambio el arranque en función de si ha pasado algo o un poco de mis sensaciones y mi ‘feeling’ periodístico. Sí que tenemos claros los temas que queremos tocar, que son los evidentes y los que interesan a la gente y que pueden decidir el voto de muchos de los indecisos.

¿Quién fue el primer candidato en aceptar la invitación al debate? 

V: Fueron todos unánimemente a la espera de que el presidente del Gobierno dijera algo. Es verdad que lo que ha pasado esta vez es lo que pasa siempre con los debates, quien está en Moncloa es quien marca los tiempos, eso es así. Todos los partidos que no están en el poder dicen que sí a todos los debates y normalmente el candidato que está en Moncloa es el que se toma un tiempo para tomar una decisión.

Pablo Iglesias ha abierto un debate ético respecto a los medios de comunicación que pertenecen a grandes corporaciones y sin embargo viene a este debate...

 A: Yo soy una firme defensora de la transparencia y de los debates, bienvenidos sean todos. En La Sexta y en Antena 3, él y todos los candidatos pueden decir lo que consideren, plena transparencia y ejercicio de libertad para quienes vienen y para los que estamos en la casa lógicamente, esa reivindicación es doble. Esto se ha visto todos estos días en Atresmedia.

¿De los cuatro candidatos quién es el que mejor se desenvuelve en un plató? 

V: Están ya muy acostumbrados al manejo de las cámaras. Estamos hablando de cuatro candidatos que ninguno supera los 50 años, el más mayor es Pedro Sánchez, de hecho el más mayor del debate soy yo.

A: Bueno y luego yo, que algunos candidatos son más jóvenes.

V: Eso quiere decir muchas cosas, una de ellas es que esta generación de políticos está mucho más acostumbrada al intercambio de opiniones, muchos de ellos se bregaron en tertulias radiofónicas y televisivas cuando tenían 25 años, han ido escalando posiciones en sus partidos políticos hasta llegar a la posición de candidatos a la presidencia del Gobierno, de manera que su forma de manejarse delante de las cámaras ya está muy entrenada y se demostró en los debates del anterior proceso electoral.

Son cuatro expertos en comunicarse, muy bien asesorados por gente muy experta en comunicación política. Creo que esto va a dotar el debate de un mayor interés para que la gente pueda sacar sus conclusiones, ver quién le convence más y a partir de ahí, si es cierto que hay un 40% de indecisos, que puedan tomar una decisión en función de lo que pase en ‘El Debate decisivo’.

¿El trabajo de preparar las preguntas corresponde exclusivamente a vosotros o dependéis de vuestros jefes? 

A: No no no no, tengo la manía, supongo que Vicente también, de no pasarle las preguntas a mi equipo.

V: Para se precisos, eso no es una manía, es una obsesión.

¿Pero al no ser una entrevista, sino un debate, vuestros jefes no os tienen que conducir de alguna forma? 

V: El precedente de 2015 es el que se va a repetir hoy, los poquitos papeles que llevábamos al debate solo los habíamos visto Ana y yo y eso va a pasar de nuevo en este debate.

A: Es más, tuvimos una escena muy curiosa, en el momento de la fotografía oficial que estábamos ya Vicente y yo preparados para hacernos la fotos, yo no quería soltar los papeles y en una de las imágenes salgo con la carpeta porque soy desconfiada por naturaleza y me parece que nuestro trabajo es suficientemente importante para que sea protegido por nosotros mismos. Además, así protegemos a todos los demás de la tentación de preguntarle a alguien qué vamos a preguntar los presentadores.

V: Además sería una tontería, un debate es un cuerpo vivo y están pasando cosas constantemente que son imprevisibles. Al final vas a preguntar lo que te sale del cuerpo preguntar en ese momento porque ha pasado algo, alguien ha dicho algo, se te ocurre una repregunta. Cuando tienes que plantear preguntas, las preguntas surgen.

A: Siempre he dicho que se puede hacer periodismo si tienes jefes que aguantan.

¿Os atrevéis a hacer un dibujo de qué bazas van a jugar los candidatos en ‘El Debate decisivo’?

A: Los supuestos bloques vamos a ver si se confirman o hay también diferencias. De hecho ya viendo los programas es evidente que hay grandes diferencias entre los cuatro candidatos. Es verdad que hasta ahora se ha dibujado un panorama de dos opciones, pero tenemos cuatro candidatos. Vamos a ver si hay solo dos opciones o cuatro.

V: Seguro que va a haber una mezcla de ataques de un bloque hacia otro y de ataques dentro de los propios bloques, va a ser un detalle interesante ver en este debate como se maneja eso, como ataco el que está más cerca de mí, pero no atacándole demasiado porque lo puedo necesitar y luego como me enfrento al rival más directo para evitar que gane.

Temas: Atresmedia