13 ago 2020

Ir a contenido

USO DEL CATALÁN EN LOS COMERCIOS

La Generalitat promoverá el uso del catalán en 4.500 comercios de una decena de ciudades

La nueva fase del Pla Ofercat se pondrá en marcha en otoño en varias localidades como Cerdanyola, Sant Cugat, Rubí, Santa Coloma o Viladecans, entre otras

El programa estudiará los usos lingüísticos en rotulación y atención al público, con el objetivo de promover el uso del catalán en los establecimientos comerciales

ACN

Mercado de Santa Coloma de Gramenet.

Mercado de Santa Coloma de Gramenet. / MANUEL ARENAS

Una decena de localidades catalanas formarán parte en otoño de la nueva edición del Pla Ofercat, dedicado a fomentar el uso del catalán en los establecimientos comerciales, y que iniciará una nueva fase en 4.525 locales comerciales de Cerdanyola, Manresa, Molins de Rei, Mollet del Vallès, Reus, Rubí, Sant Cugat, Sant Vicenç dels Horts, Santa Coloma Viladecans

El programa, impulsado por la Direcció General de Política Lingüística del Departament de Cultura de la Generalitat y el Consorci per a la Normalització Lingüística, adaptará cada plan a los municipios y al tipo de establecimiento en cuestión, y analizará los usos lingüísticos de las tiendas en rotulación y atención al cliente

El objetivo de esta iniciativa es informar a los comerciantes de las obligaciones y la necesidad de atender a los consumidores en su mismo idioma cuando utilicen el catalán, de acuerdo con lo establecido en el código de consumo, y de las ventajas que tiene adaptarse a la lengua del cliente desde una perspectiva de marketing.

Situación desigual del uso del catalán

Los resultados de la última edición del Ofercat, llevada a cabo el otoño de 2018, reflejaron una "situación lingüística territorialmente diversa", apuntan desde la organización, y un “claro interés” de los comerciantes por adaptarse lingüísticamente a los clientes, conclusión que se extrae de la comparación entre la lengua que usan cuando entra un cliente y el grado de adaptación que muestran durante la charla.

Así, el proyecto detectó que en localidades como Vic o Vilafranca, el uso espontáneo del catalán supera el grado de conocimiento del idioma que hay en la población. En cambio, otras como Mataró, Sant Feliu de Llobregat, Vilanova i la Geltrú y Terrassa presentan un uso espontáneo inferior al grado de conocimiento de la lengua, fenómeno mucho más marcado en ciudades como CornellàSant Boi, Castelldefels o El Prat.

Diferencias por establecimientos

En este sentido, el estudio concluye que la adecuación a la lengua catalana tiende a acercarse, en la mayoría de ciudades, al grado de conocimiento de la población, aunque se observan claras diferencias territoriales. Además, también muestra desigualdades significativas en el uso oral del catalán entre los comercios regentados por autóctonos y los regentados por extranjeros, diferencias que se reducen en el caso de la rotulación. 

También hay desigualdades importantes en el uso del catalán según el tipo de establecimiento; los que obtienen valores más altos son los mercados, seguidos de las tiendas a pie de calle, con valores altos en la rotulación identificativa y la lengua de adecuación. Por su parte, las grandes superfícies presentan valores altos en relación a la rotulación y en adecuación a la lengua del cliente, pero inferiores en otros parámetros, igual que los centros comerciales.

En paralelo al Ofercat, en otoño de 2019 también se llevará a cabo el plan piloto del programa 'Emmarca’t Territorial', con el objetivo de impulsar el uso del catalán entre los establecimientos con una alta notoriedad en una localidad, para lo que se han seleccionado 120 comercios de 6 municipios, en los que se incentivará el uso del catalán también en la atención telefónica, en publicidad y redes sociales. 

Más noticias de ViladecansSanta Coloma y Rubí en las ediciones locales de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA