29 oct 2020

Ir a contenido

Es difícil llamar debate a lo que se ha visto este martes por la noche desde Cleveland (Ohio). El primer cara a cara de los tres organizados entre Donald Trump y Joe Biden ha sido un espectáculo lamentable y triste, de escasa discusión política, y eso que en juego está la presidencia de Estados Unidos. La batalla, que ha intentado inútilmente moderar Chris Wallace, se ha arrastrado al fango, predominantemente por la actuación del actual ocupante de la Casa Blanca, y ha estado llena de momentos degradantes, también de tensión y, en el caso de Trump, dignos de intensificar las alertas.

Los momentos más tensos del debate entre Trump y Biden (leer noticia)