Nuevo y excelente golpe de ingenio y didactismo deRamon Gener(Òpera en texans, El 33): para explicar la historia y la evolución de la música clásica alemana nos ha sacado cuatro Volkswagen Golf, desde el primero de la saga hasta el más actual de nuestros días, y montándose en cada uno de ellos les iba asignando la personalidad, el talento, de los cuatro grandes autores germanos. El primero representaba aBachy nos decía:«Es como el Pompeu Fabra de la música alemana, es el organizador de la ortografía, ¡es el primer diccionario!», o sea, el primer Golf de 1974. El segundo,Mozart, representa el clasicismo, el cochenet i polit. El tercero,Beethoven, es la perfección. Y el cuarto,Wagner, encarna la fuerza, el empuje, el motor que roza continuamente la zona roja del cuentarrevoluciones. ¡Ahh! EsteRamon Gener transformado, transmutado en una fantástica síntesis de los cuatro jinetes del apocalipsis automovilístico y musical ha vuelto a sorprendernos de forma colosal y absoluta. Bravo.

Concierto en Golf sostenido (leer noticia)