Ir a contenido

Que Dios me perdone, pero ¿qué tiene que ver Dios con la represión sexual? El abad de Montserrat, Josep Maria Soler, ha pedido perdón por los abusos sexuales que durante décadas se han producido en el monasterio y, sobre todo, por encubrirlos. Catorce menores agredidos por dos monjes. En el caso del religioso de quien se conoce el nombre y el apellido, Andreu Soler, en Montserrat lo han calificado con palabras gruesas: dicen que fue un “depredador sexual”, que había llegado a actuar con violencia. El monje pederasta Soler, que murió en el 2008 -siempre es más fácil hablar de los muertos- abusó de los chicos durante 30 años. Ahora asegura el padre abad tendrán un o una defensora del menor y que seguirán un protocolo y bla, bla, bla… para poder vigilar que en el monasterio no se abuse de las criaturas, los 'boy scouts' o los novicios.

Dios y la represión sexual (leer noticia)